viernes, 25 de noviembre de 2016

Tartaletas de chocolate y "pate sucrée"

Unas tartaletas de esas que como el anuncio dice son "placer adulto". 

Voluptuosas para los cinco sentidos: la decoración con granadas, frambuesas y minimacarons entra por los ojos, el aroma que desprende la trufa, le textura y el sabor intenso en la boca, la suavidad en la mordida... ¿Y el oído? Del sentido del oído destacaremos los UMMMMMMM! de los comensales.

Muy sencillas, ya sabéis que yo soy de pocas complicaciones, una pate sucrée o masa quebrada de chocolate y un relleno de trufa sencillísimo nos harán triunfar ya sea en versión tarta o en mini tartaletas individuales como he hecho yo.

                    


PATE SUCRÉ DE CHOCOLATE (para unas 5/6 tartaletas)


  • 200 gr.de harina
  • 130 gr. mantequilla fría
  • 120 gr. azúcar glass
  • 30 gr. cacao en polvo sin azúcar L
  • 1 huevo L
  • una pizca de sal
Elaboración con Thermomix: sólo tenemos que meter todos los ingredientes y darle un "meneo" a velocidad espiga  justo hasta que los ingredientes se integren ya que no hay que amasar en exceso este tipo de masas. Sacamos la masa del vaso, le damos un par de amasados a mano y envolvemos en papel film y guardamos en la nevera un ratito, con media horita será suficiente.

Elaboración tradicional: disponemos la harina mezclada co el cacao sobre la encimera de la cocina en forma de volcán y hacemos en el medio un agujero donde pondremos el huevo, la sal, el azúcar y la mantequilla troceada. Comienza a amasar, poco a poco se irán integrando todos los ingredientes, y en cuanto los tengas integrados deja de amasar y envuelve la masa con film para que repose en la nevera media horita.

Pasada la media hora sacamos nuestra masa, y con la ayuda de un rodillo la estiramos para ir forrando con cuidado nuestras tartaletas. yo uso de esas desmontables que son luego muy cómodas para desmoldar que venden en Claudia & Julia y puedes ver AQUÍ.
                                          

Una vez forradas las tartaletas hay que hornearlas antes de rellenarlas con la trufa. Yo les pongo en las bases un papel vegetal y unos garbanzos para que no se deformen durante el horneado. También es interesante meterlas una vez forradas un rato en el congelador y hornearlas directamente sacadas del congelador para evitar que se retraigan. aunque estas tartaletas al ser estriadas ayudan a que esto no suceda.

Hornearemos a 180º unos 10-12 minutos según tamaño.

     


RELLENO DE TRUFA

  • 350 gr. chocolate negro 70% (yo he usado "VALOR")
  • 250 gr. nata para montar
  • una cucharada sopera de miel de naranjo o la que más os guste
  • una nuez de mantequilla
  • un chorrito de cognac (opcional)
Ponemos la miel y la nata en un cazo al fuego y cuando esté bien caliente y antes de que hierva añadimos el chocolate troceado para que se derrita y retiramos el cazo del fuego. Vamos integrando con la ayuda de una espátula y enfriando al mismo tiempo la ganache. cuando ronde los 35º-40º añadiremos la nuez de mantequilla y si queremos el chorrito de cognac.

Ya sólo nos queda rellenar las tartaletas con la crema de trufa y dejar reposar en la nevera al menos un par de horas antes de porceder a decorarlas.

Unas granadas, unas frambuesas, unas hojitas de menta fresca, macarons... Con lo que más os guste van a lucir preciosas y van a sorprender a todos!


               

Y ¿no las veis preciosas para una comida de Navidad como postre?

Un beso enorme y espero como siempre que os guste la propuesta, que las hagáis y que me lo hagáis saber.

                                                                    Belén.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Spaghettis con gambas al ajillo y un truco muy picante

Ya estoy aquí de nuevo con la receta que hace unos días publiqué por las distintas rrss en las que participo. La foto os encantó y la idea más aún, y como os prometí que os daría mis trucos a la hora de preparar este sencillo, rápido y rico plato aquí lo tenéis: spaghettis con gambas al ajillo.

Además ya sabéis muchos que sigo en mi cruzada particular de aumentar en la medida de lo posible el número de recetas del apartado del blog que cariñosamente llamo #cocinaparatorpes, ya que mi mayor en unos meses se irá de Erasmus y le estoy haciendo un recetario de subsistencia ¡jajajajajaja!





INGREDIENTES para unas 4-5 personas


  • 500 gr. spaghettis
  • 500 gr. gambas congeladas, que no sean pequeñas que después al hervir se quedan en nada.
  • 4 o 5 dientes de ajo laminados
  • pimentón ahumado, ahí va uno de los trucos.
  • chile rojo, segundo truco.
  • sal y una pizca de orégano si os gusta
  • aceite de oliva virgen extra, tercer truco
Hervimos la pasta que debe quedar al dente  (cuarto truco), enjuagamos y reservamos echándole por encima un poquito de aceite de oliva para que no se apelmacen.

Mientras, hacemos las gambas al ajillo como ya vimos en esta entrada . El truco principal es el empleo de un buen pimentón ahumado en su elaboración y el puntillo de chile rojo según el punto de picante que busquemos.

Yo uso esta marca de chile rojo:

                                                 


Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta es que tanto el chile como el pimentón lo añadiremos ya fuera del fuego, y además en cuanto les doy una vueltas para integrarlos con las gambas añado una cantidad más que generosa de un buen AOVE para cortar la cocción y que no amarguen.

Una vez listas las gambas sólo nos queda integrar bien con la pasta reservada, rectificar el punto de sal, añadir esa pizca aromática de orégano o salvia fresca que será el toque mágico y ¡a comer se ha dicho!

Para mañana ya tenéis receta sencilla y sin complicaciones ¿Quién se anima?

Un besito, Belén.


viernes, 4 de noviembre de 2016

Caldillo de pintarroja

Estaba deseando probarlo, cada vez que iba a Málaga preguntaba por el famoso caldillo de pintarroja pero nunca llegaba la ocasión: o el restaurante donde mejor lo preparan estaba cerrado, o no apetecía en los meses más calurosos en los que yo visitaba la ciudad... 





Pero llegó el día y no defraudó. Además no lo probé en ningún restaurante o bar de tapas de esas tan típicoss que hay por los alrededores de la céntrica Calle Larios, no!

Lo probé hecho en casa, con cariño, con el chup-chup cadencioso de los pucheros hirviendo, con una receta casera de las de siempre, como a mí me gusta.

La pintarroja es un pez de la familia de los tiburones...síiiii!! Un pequeño escualo (no suele superar los 70 cms. de largo) conocido en otros lugares como pez lija por la dureza y lo áspero de su piel, como gato o gatet por sus característicos ojos alargados, melgacho...

ram.org/catalogo-de-especies/peces/elasmobranquios/pintarroja/


Un pez humilde: cuentan que quedaba atrapado en las redes de los marineros y que era desechado para su venta por no ser considerado un pescado de calidad pero que los pescadores se lo quedaban para consumo propio elaborando con él guisos, adobos y sabrosos caldos.

Una base de caldo muy sencillo, un típico majado y un toque `picante hacen hoy en día del caldillo  uno de los platos más reconocidos de la gastronomía malagueña.  


INGREDIENTES (unas 4 personas)

  • 3 pintarrojas ya limpias 
  • 1 tomate grande
  • 1 cebolleta tierna
  • una hoja de laurel
  • tres dientes de ajo
  • tres cortaditas de pan duro
  • un puñado de almendras crudas (unos 50 gr.)
  • dos guindillas
  • aceite y sal
  • unas hebras de azafrán
  • limón
  • hierbabuena picadita o perejil



Comenzamos poniendo en una cazuela el tomate y la cebolla enteros y sin pelar, la hoja de laurel, la sal y la pintarroja troceada y cubrimos con un litro y medio de agua (yo incluso le pongo algo menso de agua poruqe me gusta que quede un caldo bien ligado. Si queremos reforzar el fondo de pescado podemos añadirle algún hueso de rape o de pescado de roca, pero la receta original no lo lleva.

Espumamos repetidamente el caldo para limpiarlo de impurezas y cocemos durante unos 20 minutos. Pasados los 20 minutos, retiramos el pescado y reservamos y sacamos la cebolla y el tomate.

Mientras se enfrían el pescado y las verduras nos ponemos con el majaillo: en una sartén con un chorro de aceite freímos por separado el pan, los ajos y las almendras.

Una vez frito todo pelamos el tomate y la cebolla y lo trituramos todo junto con el majaillo y un par de guindillas (si os gusta más picante pues ya sabéis...¡más guindilla!).

Yo lo paso por el minipimer y procuro que quede basto y con tropezones, me gusta notar los trocitos de la almendra al tomar el caldito. Añadimos la mezcla triturada al caldo, las hebras de azafrán y rectificamos el punto de sal. Dejamos hirviendo para que el caldo engorde un poquito.

Añadimos los trocitos de pintarroja reservados y apagamos el fuego. Si es para comer con niños les retiro la espina central, pero personalmente prefiero dejar la espina... ¡Manías!



Para sevirlo espolvorea abundantemente con hierbabuena o perejil picados y que no se te olvide añadirle un buen chorro de limón.



En Málaga es muy común tomarlo cuando sales de tapeo y no lo sirven en plato como si fuera una sopa, sino en cuencos o tazas.

Sea como sea que lo sirvas, disfruta de este sabroso caldo y del placer de los platos de cuchara.

Un beso, Belén.

lunes, 3 de octubre de 2016

Macarons de calabaza

¡Es tiempo de calabazas!

Los árboles empiezan a perder hojas, las mañanas comienzan a refrescar, hemos sacado las colchas ligeras para que nos abracen por las noches, los días acortan..¡Hasta huele distinto! 

El otoño llega, suavemente y sin mucho ruido, no pide permiso después del largo y tórrido verano. Las tiendas se llenan de nuevas frutas de temporada, los bosques de setas, y mi casa de calabazas.

Y es que me encanta su textura y su punto dulce, mordisqueo las pipas de mi calabaza asada mientras escribo este post y soy un poquito más feliz...

El blog está lleno de recetas con calabaza, esta cheesecake deliciosa, esta coca de calabaza y chocolate, e incluso la crema de calabaza, jengibre y naranja entre otras.

¡Y hoy hacemos macarons, no podía ser de otra forma!

A una de mis recetas preferidas de macarons le he añadido media cucharadita de especias para tarta de calabaza. Un botecito que guardo como "oro en paño" y que me hizo y regaló otra enamorada de los macarons, Patricia. Aquí os dejo el enlace a su blog y a la receta para elaborar el "mix".




Para los macarons he usado esta receta de merengue francés que me encanta porque salen poquitos macarons y se consigue un macaronage muy agradable y sin prisas, pero puedes usar tu receta de macarons preferida.


  • 40 gr. claras frescas
  • una puntita de albúmina para ayudar a montarlas
  • 40 gr. almendra molida
  • 75 gr. azúcar glass
  • una cucharada sopera de azúcar para montar las claras

Para elaborarlos date un paseo por el blog y pásate por AQUÍ o por 
AQUÍ, y si todavía andas "verde" en esto de los macarons ¡anímate a aprender a hacerlos conmigo en mis talleres online de La Tallerería!

Añade las especias a la masa y haz tus macarons de la forma habitual.

Para el relleno yo he optado por emplear calabaza asada y por una combinación nada empalagosa para rebajar algo el dulce del macaron.

  • 50 gr. queso crema
  • 50 gr. chocolate negro de cobertura fundido
  • media cucharadita especias "tarta de calabaza"
  • 100-150 gr. calabaza ya asada y limpia de piel y pepitas
  • un chorrito de vainilla
  • Si te gusta más dulce puedes añadir miel de romero

Fundimos a golpes cortos de microondas el chocolate y una vez fundido mezclamos con el queso crema bien frío. La crema espesará enseguida. Añadimos la vainilla. las especias (yo voy añadiendo y probando hasta que doy con el punto que me gusta) y la calabaza. ¡No hace falta ni pasarlo por la batidora! Con un simple temedor y trabajándola bien se queda con una consistencia perfecta en el acto para rellenar nuestros macarons.

Además en las fotos podréis ver que yo he espolvoreado los macarons con unas semillitas de sésamo megro.

Mac-CONSEJO: cuando espolvoréis vuestros macarons procurad aseguraros más que nunca de que están bien secos antes de hornear y de que el proceso de croutage  o secado se ha realizado perfectamente, ya que tienden a reventar por donde los hemos espolvoreado.


Una vez reposados nuestros macarons (ya sabéis que lo ideal es dejarlos unas 24 horas reposando en la nevera para que maduren) rellenadlos con la crema de queso y calabaza y ¡a disfrutar!

Macarons de lo más otoñales para empezar las cosas con buen pie... 

¡Bienvenido otoño, te estábamos esperando!




Un besito, Belén.

sábado, 1 de octubre de 2016

Gambas al ajillo (video receta)

¡Hoy estoy vaga! Bueno no...más que perezosa lo que estoy es agotada, pero quería compartir en el blog esta receta que incluiré en #cocinaparatorpes.

Y es que aunque las recetas dulces van a seguir estando presentes en el blog, voy a incluir más recetas saladas. Y no, no es que haya cansado de la repostería, o de los macarons (de hecho a ver si mañana comparto una maravillosa receta de macarons de calabaza y chocolate). Simplemente no quiero perder a mi hijo víctima de la inanición o de una sobredosis de grasas "trans" por ingesta incontrolada de comida basura.

¿Y esoooo? Pues que el muchacho se me va el año que viene de "Erasmus" ¡¡jajajajaja!! y su madre que está en le va a ir dejando sus recetas preferidas escrititas en el blog para que no tenga excusa y se alimente con sencillez y sin demasiadas complicaciones.

Y una de esas recetas que le gustan es ésta que hoy os traigo (y que le dejo a él publicada): spaghettis con gambas al ajillo.

Spaghettis o cualquier otra pasta que os apetezca o tengáis por casa.

Hervimos la pasta, enjuagamos, reservamos y procedemos a hacer las gambitas al ajillo.

¿Cómo? ¡Así!



Una forma muy sencilla de preparar este rico plato, sin excusas incluso para los más novatos.

¡Ya me contaréis!

Y de paso si te ha gustado el vídeo, regálame en Youtube un ME GUSTA y suscríbete a mi modesto canal...todo es empezar ¿no?

Un beso enorme, Belén.


domingo, 11 de septiembre de 2016

Tortitas de chocolate

No os acostumbréis demasiado a verme por aquí de semana en semana, porque el hecho de que haya escrito dos entradas dos domingos seguidos no responde a ningún propósito de inicio de curso.

Para mí la vuelta al cole en septiembre de los críos marca el inicio del año más incluso que el año nuevo.

Es época de buenas intenciones, de querer encarrilar proyectos e ideas, de organizarnos, de tirar trastos, limpiar cajones, lavar cortinas, apuntarse al gimnasio, reinventar dietas... pero yo no tengo tiempo para nada de eso. Los cajones los tengo hechos un desastre, lo mismo abres uno y sacas un bañador que te encuentras un suéter de cuello vuelto justo debajo, del gimnasio ni hablemos, la casa se me cae de trastos, las cortinas y los estores tienen ese sospechoso color "ala de mosca" y yo intento poner orden en mi caos particular. 

Así que no, no voy a publicar semanalmente, pero pasaré aunque sea de puntillas y despacito por mi "casa", por la "vuestra".

Hoy una receta adaptada, de hecho AQUÍ tenéis mi receta favorita de tortitas o "pancakes", pero esta vez la he tuneado un poco haciendo las tortitas de chocolate y además he usado un preparado que particularmente me encanta y da buenos resultados: el preparado para tortitas de "Harimsa".



Me gustan mucho las harinas de esta marca, suelo comprar mucho su harina de fuerza, y el preparado del que os hablo me ha sorprendido gratamente.

Como siempre, he ido un poco a mi aire en cuanto a su preparación y he hecho caso omiso a las indicaciones del fabricante.

Para 5 tortitas de chocolate:

  • 125 gr. preparado para tortitas "Harimsa"
  • 25 gr. cacao en polvo sin azúcar "Valor"
  • 200 gr. agua
  • 1 cucharada sopera de azúcar (sólo si os gustan algo más dulces)
Se pone todo en el vaso de la batidora o se le da un buen meneo con las varillas hasta que quede una masa homogénea y sin grumos, y se forman las tortitas a fuego suave con un poquito de aceite de oliva en el fondo de la sartén para asegurarnos  de que se despegan con facilidad y no se nos agarran.

Para presentarlas esta vez algo diferente y fresquito: he puesto una primera tortita a modo de base de la torre y la he embadurnado bien con "Nocilla", luego he ido disponiendo a modo de torre las demás tortitas a las que les he quitado el centro con un cortador, de tal manera que me ha quedado un hueco en la torre para rellenarlo con mis frutas preferidas: fresitas y melocotones de Calanda, que están en plena temporada. Un poquito de azúcar glass y ¡desayuno especial domingos #inthemorning listo!




Pues parece ser que la idea ha gustado en casa porque ha sido hacer las fotos y desaparecer las tortitas, algún trozo de fruta se han dejado...¡eso sí!


¡Marcaos metas, cumplid propósitos e intentad ser felices este nuevo curso!

Un beso enorme, Belén.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Bollitos fáciles de domingo

Bollitos de desayuno, medias noches, minibrioches, panecillos... No sé bien cómo llamarlos porque no son verdaderamente ninguna de esas recetas, aunque tampoco creo que haya que ponerles un nombre concreto para poder disfrutarlos,¿no?

Los brioches me encantan de hecho tenéis esta entrada que si os la perdisteis puede resultaros interesante si sois fans incondicionales de esta maravilla de masa. Pero llevan mucha cantidad de mantequilla y me apetecía algo más ligero.

Me puse a pensar y a buscar entre mis libros, mis recetas y apuntes...Y de pronto ¡pues claro! La receta de la anterior entrada del blog, la de los "cinnamon rolls" me encantó, así que decidí que no podía dejar esa maravilla de masa relegada sólo para cuando hiciera rollitos de canela. ¡Dicho y hecho!

La receta la he dividido por la mitad y me han salido 10 porciones de bollitos de unos 50 gr. de masa aproximadamente.

Pero no la he hecho tal cual, he rectificado la cantidad de harina, el tipo de levadura y por supuesto como os comentaba he sustituido la mantequilla por aceite.






INGREDIENTES para hacer
10 bollitos de domingo...los llamaré así!

  • 150 gr. de leche
  • 65 gr. mantequilla
  • 1 sobre de levadura de panadero en polvo (8 gramos)
  • 275-300 gr. harina  de repostería
  • 30 gr. azúcar
  • sal
  • huevo batido para pincelar. Aunque yo a este tipo de preparaciones suelo darles su característico brillo con una mezcla de yema batidoa y un chorrito de nata, el brillo queda espectacular.

Si los rellenáis yo he optado por unos taquitos de chorizo y he decorado con semillas de amapola. Si no los rellenáis haced como con el roscón de Reyes: decorad con azúcar humedecido en agua o en unas gotitas de agua de azahar.

El "modus operandi" exactamente igual que en la receta de "cinnamon rolls" que tenéis aquí.

Sólo hay que formar la masa siguiendo los pasos, y dejadla reposar hasta que doble su volumen. Luego le damos un amasado y formamos las porciones, rellenándolas si queremos y boleando para darles tensión y que nos queden unas piezas bonitas y bien formadas. Dejamos reposar media hora y ¡al horno! 


A unos 180º media hora me ha funcionado bien, aunque he tenido que tapar los bollitos hacia el final del horneado para que no se doraran en exceso.

¿Que si están ricos? ¡Pues claro, yo no hago nada que no me guste!

Y además la pinta lo dice todo, ¿verdad?





Un beso enorme y ¡feliz domingo! Belén.

P.D. ¡La próxima vez le pondré más chorizo!