miércoles, 30 de abril de 2014

Me pongo las pilas YAAAA!!!

Ayyyyy!! Un mes exacto, con sus cuatro semanas sin aparecer por aquí y sin publicar nada!! No tengo excusa. Bueno sí que tengo excusas: la Semana Santa. un viaje que necesitaba como respirar de relax, trabajo, familia...

No he parado de hornear, más recetas de macarons para el taller de Le Must (avanzado de macarons que acabamos de empezar), y el montón de propuestas que Luis del blog MY EUROPEAN CAKES nos está sugiriendo y enseñando desde el Taller de Repostería que nos trae la mejor plataforma de talleres on line que hay, La Tallerería: macarons, cupcakes, galletas decoradas, galletas pintadas, tartas, fotografía, flores...todo tiene cabida en La Tallerería.



Uno de los ejercicos que durante la primera semana hemos hecho ha sido el hojaldre fermentado y no sabéis el éxito que ha tenido en casa. Hemos hecho croissants, pain au chocolat, pañuelos rellenos de manzana caramelizada y caracolas.

¡Qué sencillo es todo con la inestimable ayuda y guía de Luis!

Así que hoy os traigo una sencilla propuesta y riquísima, que no es otra que mi ejercicio del taller de repostería de caracolas de hojaldre fermentado relleno.



Para la receta de hojaldre tenemos tres opciones:
-Podéis consultar la receta de hojaldre francés en el blog de Luis AQUÍ
-Podéis animaros y apuntaros a la próxima edición de La Pastelería de Luis pinchando AQUÍ
-O los más novatillos, podéis haceros con una plancha de hojaldre congelado y realizar las caracolas.

Como siempre opciones diferentes para que nadie, independientemente de su nivel se quede sin comer cosas taaaan ricas y sin divertirse horneando.



Una vez tenemos nuestra lámina de hojaldre (si es congelado, descongelarlo con anterioridad), sólo tenemos que cubrir la plancha con una capa de pasta de frambuesas (yo he usado la de Home chef) o de mermelada.

Si usáis como yo la pasta, no os emocionéis untando, porque está muy concentrada y con una capa bien finita bastará para darle un sabor y un aroma especial.


Cuando extendáis la pasta o la mermelada, dejad un par de dedos sin pincelar para que, a modo de pestaña, cerremos bien el rollo por ese extremo.

A parte rallar una buena cantidad de chocolate: negro, con leche...a vuestro gusto!! Y espolvorear abundantemente junto  con un crocanti de almendras.



Ya sólo queda enrollar la masa y cortar nuestras piezas con un cuchillo de sierra de unos 2/3 cm de grosor.

Disponemos las piezas en la bandeja del horno sobre papel de horno o teflón y pincelamos las caracolas con huevo batido o con un poquito de leche y azúcar.


Si el hojaldre es congelado al horno con él sin más esperas, a unos 180º hasta que veamos que nuestras piezas están doraditas y que la casa huele a gloria bendita.

Si el hojaldre es casero, deberemos dejar nuestras caracolas en un sitio alejado de las maliciosas corrientes de aire y templado, hasta que doblen su volumen (una horita aproximadamente), y una vez pasado este tiempo, volvemos a pincelar y al horno con ellas!!!!



Sencillas, resultonas por el llamativo color y riquísimas ¿Quién puede negarse a un hojaldre? Yo desde luego, NO!!!

Un beso gordo, y prometo compensaros este mes de parón con un montón de recetas nuevas que ya tengo preparadas: saladas y dulces, para todos los gustos y para cocinillas más expertos o más noveles, pero que nadie se quede sin disfrutar de esta maravilla que es LA COCINA.

Y recordad que si os apetece saber un poco más de repostería, guiados y tutorizados por un profesor maravilloso y en un entorno de indiscutible calidad, el próximo taller será en Junio, del 2 al 29, y las inscripciones ya están abiertas. ¿A qué estáis esperando?

7 comentarios:

  1. Me ha encantado esta receta. Yo soy novatilla, así que la haré con el hojaldre congelado. Estaba justo hoy pensando en que me apetecía usar el hojaldre que está muerto de risa en el congelador y... ¡plaf! Me he encontrado con tu receta. Gracias por compartirla. La hago este puente sí o sí. Las fotos, preciosas. Yo también soy alumna de La Tallerería. He acabado el de Supercupcakes. Y ahora los quiero hacer todos. Felicidades por tu trabajo. Besos

    Ana Clara

    ResponderEliminar
  2. Guapísima, a ti te perdonamos hasta que nos abandones. Además es por una buena causa, eres una apañá!! Cuántas cosas haces. Desde luego que la bollería hojaldrada se te ha dado bien, genial, maravillosa, jeje. Besicos, maestra!

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta, Belén! Ya tengo yo ganas de hacer ese curso, pero en Junio no me va bien y ahora me quería concentrar en los macarons (el día no me da para más). Espero que pasado el verano haya otra edición con Luis.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla!!!Tanto con mermelada como sin ella!!!Me llevo unos cuantos para comer!!Un beso

    ResponderEliminar
  5. Pero qué tentacióóónn¡¡ Menuda pinta más apetecible.
    La verdad es que comprar los croissans rellenos de chocolate resulta bastante caro. Pero a partir de ahora esto me lo podré ahorrar porque los voy a hacer yo, gracias a ti.
    Muchas gracias por compartir.

    Besos.
    Vicen.

    ResponderEliminar
  6. Ya sé el próximo uso que le voy a dar a mis pastas Home Chef !
    Vaya pintaza tiene todo... uuuummmm

    ResponderEliminar
  7. Geniales y seguro que extra-crujientes y deliciosos.

    ResponderEliminar