domingo, 4 de mayo de 2014

Felicidades mamá!!!

Ya, ya sé que llego tarde a la cita ineludible del día de la Madre. Pero mis días tienen 36 horas y pese a ello, sigue faltándome el tiempo para hacer todo lo que quiero.

Lo que no quería por nada del mundo, era dejar de felicitar a todas las madres: a las seguidoras del blog, amigas, compañeras de trabajo, de aventuras, conocidas, vecinas...A todas, y en especial a la mía!!!

Una año complicado, en el que como siempre que la vida aprieta, te das cuenta de la valía de esas personas que te quieren y te rodean, te confortan y te ayudan, aún estando ellas mal. Y ésa es mi madre: una mujer luchadora, valiente, renegona y cabezota a veces, pero MADRE antes que nada, impagable su dedicación, su cariño y su amor ni en tres vidas!!!

Así que este año más que nunca, mi madre se merecía una tarta muy bonita y muy especial, y aunque no es ésta la entrada con una receta al uso, sino más bien una idea de elaboración y unas líneas para mi madre, aquí os dejo las fotos de la tarta y todo mi amor, respeto y admiración a una madre 10: LA MÍA!!!

Lo primero que necesitamos es un montón de profiteroles, yo además los he rellenado de nata y los he bañado en fondant pastelero de frambuesa. Y ¿dónde he aprendido estas maravillosas recetas? en el Taller de repostería on line de La Tallereria

Aunque también tenéis recetas muy buenas por la web como la que el "profe" del taller tiene en su blog MY EUROPEAN CAKES


Para el bizcocho he optado por un genovés de chocolate blanco, uno de mis básicos por su sabor, ternura y por lo jugoso que queda siempre. La receta la podéis ver  pinchando AQUÍ

Ni siquiera la he emborrachado, directamente la he rellenado con una crema de queso tipo Philadelphia, nata, mascarpone y frambuesas frescas...muuuuchas frambuesas frescas. Y he añadido una puntita de Gelespessa para darle consistencia a la crema y que con el peso me aguantara bien.

Ahora toca practicar con la cobertura de los bordes perfectos que Maria Colés del blog Sweet little cakes nos enseñó en el taller de Tartas perfectas. Tenéis toda la INFO AQUÍ. Sin su ayuda habría sido imposible aprender a hacer esos bordes infinitos y perfectos.

He cubierto el bizcocho con una ganache de chocolate blanco, he dejado endurecer bien, y a forrar la tarta con fondant y a trabajar esos bordes perfectos se ha dicho!!!

La parte que os enseño en la foto es la que mejor ha quedado, claro!!! Pero estoy contenta con el resultado, no???


Y para finalizar ya sólo queda el montaje de la tarta, que no puede ser más sencillo. He dispuesto los profiteroles rellenos de nata y cubiertos con el fondant pastelero (nada que ver con el fondant usado para cubrir la tarta) encima de la tarta, pegados con una gotita de glasa y dispuestos de tal forma que no taparan el borde casi perfecto de la misma. Además la he rematado con un cordón rústico rodeando la base y que previamente, y antes de lanzarnos a devorar la tarta, hemos retirado.

¿¿Lo mejor de todo?? La cara de mi madre y lo rica que estaba la "puñetera" y la ilusión de tener a mi madre con nosotros celebrando un día tan especial. 

¡Por muchos más años y muchas más tartas!

Te quiero mamá!!!




7 comentarios:

  1. Un pastel precioso y seguro que riquísimo. Tu madre estará muy orgullosa de ti

    Saludos

    Amparo

    ResponderEliminar
  2. que chula la tarta!!! me encanta!!! pero lo del fondant pastelero ya me ha sorprendido....se hace o se compra?? jaja pero chulisima la tarta!! y felicidades a ti tambien por la parte que te toca!

    ResponderEliminar
  3. Qué ricos! Felicidades a todas las madres!

    ResponderEliminar
  4. Wow!!!Que preciosidad!!Seguro que a mamá le encanta!!!A mi me has conquistado del todo!!Un beso

    ResponderEliminar
  5. Una receta estupenda!! Nos ha gustado mucho!! y te han quedado muy cucos!! Habrá que probarla!
    Besotes!
    Tamara&Gemma

    elsecretoendulzado.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  6. Hola Belen, como se hace el fondant pastelero?

    ResponderEliminar