domingo, 1 de junio de 2014

Mini bizcochito de limón y frambuesa

Quería haber publicado el post el viernes, pero al final siempre me disperso en otros menesteres y se retrasan mis buenos propósitos.

Os traigo un bizcocho sencillito, rápido, de poco ensuciar (algo básico para mí cunado escojo entre hacer una u otra receta) y rico, lleno de aromas y muy tierno. Ideal para tomar en el desayuno o merendando con un té con leche.

En casa nos ha gustado tanto, que ya lo he hecho tres veces: el primer intento, el segundo "para rematar" y el tercero en versión magdalena por aclamación popular. Hasta el crío pequeño, devorador profesional  de la bollería hidrogenada e industrial ha caído rendido ante la maravillosa sencillez del bizcochuelo. 


El molde que he usado es pequeño. Es un molde de "Nordic Ware" tipo bundt con unos 500 ml. de capacidad. 


Así que las cantidades que os doy de ingredientes son para un molde pequeño, y si queréis más cantidad tendréis que doblarlas o triplicarlas según el tamaño y la capacidad del molde que queráis emplear, teniendo en cuenta que el mio es de 500ml. Aplicando una sencilla regla de tres adaptaréis mis cantidades iniciales a las que necesita vuestro molde.

Por ejemplo, si vuestro molde tiene una capacidad de 750 ml. (lo sabremos poniendo el molde VACÍO encima del peso, lo llenamos de agua y anotamos el peso que hemos añadido de agua), la regla de tres a plantear sería:

                   Si para molde 500 ml...................60 gr. azúcar
                   Para molde de 750 ml..................     ?

Sólo hay que multiplicar los extremos en diagonal y dividir el resultado entre el extremo opuesto a la incógnita que queremos despejar.

                                        750 x 60= 45.000
                                         45.000 : 500 = 90

El resultado sería que para el molde de 750 ml. debemos usar 90 gr. de azúcar, y haríamos lo mismo con todos los ingredientes.

Ya sé que a muchos esta explicación le puede parecer de lo más irrelevante, pero son muchas las veces que me preguntan cómo hacerlo, ya que no todos tenemos frescas las Matemáticas, o somos "algo" más mayores. Yo soy de letras, así que espero haberlo explicado bien.

Bueno vamos con los ingredientes, se acabó la clase de MATRACAS... todos al patioooooo!!!

Ingredientes:

  • 1 huevo L
  • 60 gr. azúcar
  • 35 gr. aceite (yo he usado oliva suave, si os resulta fuerte, usad girasol)
  • 50 gr. harina "bizcochona"
  • Un limón pequeño rallado (podéis usar a falta de limón natural alguna pasta o extracto)
  • Un buen puñado de frambuesas frescas
  • 1 tsp. vainilla (o media vaina ralladita)

Con unas simples varillas manuales batimos bien el huevo y el azúcar hasta que quede integrado y espumoso. Añadimos el aceite e integramos. Tamizamos la harina, que no cuesta NADA y reservamos. Incorporamos la vainilla, el limón que habremos lavado a conciencia (mejor si es de cultivo ecológico ya que vamos a consumir la piel) y rallado, y ya por último la harina tamizada.

Mezclamos ya al final y con una espátula las frambuesas en la mezcla. Debéis ser generosos con la cantidad de frambuesas añadidas, de la cantidad que pongáis va a depender el aroma y sabor del bizcocho. Yo personalmente no suelo usar las pastas concentradas en los bizcochos (aunque es otra opción), prefiero reservarlas para cremas o coberturas, y os aseguro que sólo con las frambuesas naturales el aroma es increíble.

Engrasamos bien el molde con spray antiadherente, o aplicando con un pincel de silicona mantequilla fundida o aceite. Vertemos la masa en el molde, y horneamos  (el horno como siempre ya precalentado) a 170º unos 50 minutos con calor por arriba y abajo, o hasta que veáis que el bizcocho al tocarlo está firme o al pincharlo sale la aguja o el cuchillo limpios.


Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla hasta que esté templado, le damos un par de golpes secos para ayudar a que se desmolde (si está bien engrasado, no debe haber problemas...) y dejamos el bizcocho ya desmoldado sobre la rejilla para que se termine de enfriar.

Para presentarlo, la idea era hacer un glaseado con limón y azúcar glass y decorar además con unos pistachos picados, por aquello del contraste de texturas y colores, pero ¡ni tiempo casi de hacer las fotos me han dejado!

Yo estaba haciendo las fotos y las "hienas" esperando para abalanzarse sobre su presa, jajajaja!!!



Como veis no hay excusa casi nunca para no disfrutar en casa de cosas ricas y hechas de un modo fácil, estoy deseando que me contéis y si queréis, enseñadme los resultados en mi página de Facebook.

Ah!! y por supuesto si no encontráis frambuesas, sustituidlas por fresitas silvestres, moras o arándanos frescos. Como siempre suelo decir: imaginación al poder!!!


Un beso grande, Belén.





7 comentarios:

  1. Que bueno tiene que estar!!!
    Me voy a hornearlo!!!

    ResponderEliminar
  2. Delicioso bizcocho y preciosas fotos. ¡Tiene una pinta divina!.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla de bizcocho! Tengo ese molde sin estrenar, así que creo que acabo de encontrar la excusa perfecta para darle caña. Mañana a por frambuesas sin falta.
    Un besote, Belén! Me dice aquí mi "hiena particular", que gracias por la receta!

    Natalia

    ResponderEliminar
  4. Belén!!!!Que pasada!!!!!!!!!!!!Me quedo con la receta!! Un besoo

    ResponderEliminar
  5. Uuuffff! Tiene una pinta extraordinaria :-)

    ResponderEliminar
  6. Acabo de hacer el bizcocho con la ayuda de mi ahijado de 5 años.Lo hemos pasado pipa y el bizcocho está de muerte
    Gracias por la receta
    Amparo

    ResponderEliminar