jueves, 20 de noviembre de 2014

Macarons con mensaje

Hoy os traigo una entrada cortita, pero que muchos visteis en Facebook y os gustó, y algunos me dijisteis que cómo había hecho "la monería".

Es una forma sencilla y rápida de personalizar, sino todos, sí alguno de los macarons que vayamos a presentar o regalar, y un detalle personal que creo que queda muy "salao".


Yo en esta ocasión he hecho la mitad de la receta de Cristina, una alumna del taller de macarons Le Must que ya sabéis que imparto desde La Tallerería y en el que nos volvemos locos (alumnos y "profe" incluída) buscando el macaron casi perfecto.

Cristina tiene un precioso blog, Un pedacito de cielo, y quiso compartir conmigo y con sus compañeros esta deliciosa receta.

Yo sólo la he corregido haciendo la mitad para que no me salieran tantos macarons y le he añadido al TPT un haba tonka pequeña ralladita muy muy fina, me encanta el punto que le da al combinarla con el chocolate. Según el cacao que gastéis os saldrán más o menos oscuros, así que si queréis potenciar el color del choco añadid algo de colorante al TPT.

Una vez horneados sin problemas nuestros macarons (lo de sin problemas es para dar ánimos, jajajajaja), los dejaremos enfriar y reposar unas 24 horas en la nevera para que adquieran su textura definitiva y los decoraremos.

Podéis decorarlos antes o después de rellenarlos, yo lo hice con los macarons ya rellenos y recién sacados de la nevera porque así se manipulan mejor y están más firmes.

Sólo necesitamos unos sellos monos y adecuados a la circunferencia de los macarons que vamos a decorar, un pincel de uso alimentario (yo he usado una esponjita de esas de maquillar y también queda bien, limpia por supuesto!!!) y colorantes a vuestro gusto (alimentarios claro está). Con pequeños toquecitos con el pincel o con la esponja vamos impregnando el sello del colorante escogido y ya lo tenemos listos para estampar los macarons.


Con cuidado, y con el sello impregnado en el colorante estampadlo delicadamente y procurando que quede todo grabado (ya que el macaron hace forma de semiesfera) en la coquille delicadísima del macaron.

 Puede suceder alguna tragedia del tipo "me he cargado el macaron" o "qué mal se me ha marcado el sello", aviso!
Pero quedan taaaaaan bonitos que vale la pena perder alguno por el camino, además los macarons "tragediosos" se comen en el proceso y se te van todas las penas!


¿Quedan bonitos, verdad?

¡Venga a ver qué se os ocurre a vosotros!

Por cierto los sellos son de la tienda DELIPAPEL os dejo el link por si queréis echar un vistazo a todas las preciosidades que tiene María en la tienda física en Madrid y también online. 

Un beso goooordo, Belén.

16 comentarios:

  1. Una idea simple pero ideal, me encanta!

    Un beso!

    http://haveanicesweet.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Hola Belén, una pregunta, el sello es de uso alimentario??? o sólo tiene que ser de uso alimentario el colorante??, Sensei me encantan, que bonitos son, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo para casa he usado sello de caucho y por supuesto colorante alimentario.Otro cantar es si son para venta, ahi ya...

      Pero para casa no se me ha puesto malo nadie!!!!! Un beso

      Eliminar
  3. Belén, el sello es de uso alimentario?? o solo es necesario que sea de uso alimentario el colorante?? Gracias Sensei son preciosos. Besos, Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si son para vender yo creo q deberías usar sello alimentario si es q lo hay, para las fotos y comer aqui en mi casa, he usado sellos de caucho (y nadia ha muerto) y colorante alimentario eso si!!!

      Eliminar
  4. Qué bonitoooosss Belén. Son una monada. Lo intentaré. Ya veremos cuántos me sobreviven. Gracias por compartir la idea. Un beso
    Ana Clara

    ResponderEliminar
  5. Los vi en facebook y me encantaron!!! Tienes unas ideas geniales, me apunto la idea para cuando los haga!! Unas fotos preciosas.un besito

    ResponderEliminar
  6. Que ilusión me ha hecho, gacias por la mención. Te han quedado maravillosos, como todos los que haces y esa combinación de sabores es maravillosa. Un besito, eres un encanto!

    ResponderEliminar
  7. Uauuu qué bonitos son! Se nota que detrás hay trabajo, nunca he hecho macaroons pero siempre he leído que son delicados de hacer, qué te voy a contar :) Pero a ti te han quedado preciosos, y lo de sellarles el mensaje es una monada, me encantan, da pena comérselos, pero bueno, haremos un esfuercin :D

    ResponderEliminar
  8. Son preciosos, me encanta el detalle del sello. Hace tres años que no hago, pero de esta navidad no pasa, ya tengo algo en mente.
    Por cierto, el otro día descubrí La Tallerería, ya he puesto mensajes por mis redes, para que me regalen un curso este año jajaj.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Como buen amante de París y de sus macarons, no podía dejar de comentar esta entrada. Me encanta cómo te han quedado esos macarons y el toque de distinción que le dan las letras. Sin duda, es un trabajo excelente y las fotos son magníficas. Enhorabuena por esta obra de arte.

    Un abrazo de los grandes.

    Monsieur Citron.
    lemonsieurcitron.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  10. ¡Preciosos, preciosos, preciosos!

    Son una auténtica monada con la estampación, pero sin ella también lo serían porque la textura de la coquille se ve perfecta y el relleno... ¡uummmmm! ¡Felicidades!

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Que cosa más bonita ha hecho, me superencantan! mañana voy a por el Haba Tonka que me la han traido en un herbolarío y los hago con ellas. Muchas gracias por tu generosidad!!

    ResponderEliminar