domingo, 21 de diciembre de 2014

Nidos de merengue y frambuesa

Ya está, ya se me ha echado encima la Navidad: regalos sin comprar, comidas sin planear, casa como una cuadra... y es que cada vez se me hace más cuesta arriba y me da más pereza. Me hago mayor y comienzo ineludiblemente a empezar a encontrarle a estas fechas más inconvenientes que ventajas.

Reconozco que al final siempre hay algo que me sigue emocionando de estas fechas mitad marketing mitad espiritualidad, o quizás el porcentaje espiritual debería reducirlo casi que más, pero este año todo se me "hace bola".

Así que para todos los que como yo estáis en pleno bajón navideño-existencial pero no podéis apearos ni aún queriendo de la vorágine de fiestas, cenas y villancicos...ahí va una receta resultona y rápida.


Tan sencillo como el día antes, eso sí, preparar los nidos de merengue:

  • Dos claras de huevo (pueden ser pasteurizadas, pero prefiero frescas, queda mejor sabor)
  • 4 cucharadas soperas de azúcar (dos por clara)*
  • Vainilla de Madagascar (media vaina raspadita)
Comenzamos batiendo las claras con una de las cucharadas de azúcar hasta conseguir que estén semimontadas, incorporamos el resto del azúcar y la vainilla y seguimos batiendo con nuestro robot o si somos valientes a mano, hasta obtener un merengue firme, blanco, cremoso y brillante. Recordad que las claras para montarse sin problemas no deben tener rastro de yema (grasa) de lo contrario no nos montarán.

Dependiendo del tamaño de los nidos saldrá más o menos cantidad, a mi me salieron 14. Hice de varios tamaños para ver cómo me gustaban más y lo que cabía en cada uno de ellos.

Formamos los nidos de merengue sobre una bandeja forrada de papel de horno: yo con una boquilla rizada pongo un pegote a modo de base y lo rodeo con un anillo de merengue y otra vuelta a modo de murete. Vamos que hago una base y dos vueltas alrededor de merengue. Buscamos que nos queden como volovanes para después rellenar.


Una vez formados los meteremos en el horno, recordando que lo que queremos hacer con el merengue es SECARLO, así que despacito y paciencia.

Yo los tuve a 90º dos horas y media y después los dejé enfriar con el horno ya apagado y la puerta abierta toda la noche. Pero según si os gusta más o menos seco tendréis que ir probando tiempos y acoplarlos a vuestro gusto. Aunque yo os recomiendo que queden tiernos, pero con cuerpo suficiente para rellenarlos sin problemas.

Y ¿de qué los rellenamos? Pues yo para las fotos y las pruebas los he rellenado de una crema muselina de vainilla que podéis ver AQUÍ, es de mi querido Luis Olmedo del blog MY EUROPEAN CAKES y además de explicarlo paso a paso y genial queda riquísima. Y he decorado con frambuesas y hojas de menta fresca.

Pero las posibilidades son lo mejor: con mermelada y arámdanos, natillas, compota y foie, queso fresco y caviar o salmón...

El sabor del merengue no manda mucho y el contraste dulce-salado. al menos a mi, siempre me gusta. Si optáis por escoger un relleno salado quitad la vainilla del merengue y añadid una pizca de sal que no le va a venir mal.


¿No me digáis que no quedan bonitos y no son sencillos de preparar? Eso si, conservad los merengues en un recipiente hermético y seco y rellenad justo antes de comer para evitar que se reblandezcan.

Deseando que os animéis a hacerlos y que formen parte del menú de alguna de vuestras celebraciones  estas fiestas, y si se os ocurre alguna combinación de relleno de las que no podemos perdernos no dudéis en compartirla aquí o en Facebook con todos.


*A la hora de escoger el azúcar podéis hacerlo todo con azúcar blanquilla o mitad blanquilla (la de todo uso) y mitad glass. Mi querida Isabel de ALITER DULCIA me lo chivó el otro día, y dice que queda un merengue con  mejor textura todavía.

Un beso enorme y Felices Fiestas! 

                           Belén.




3 comentarios:

  1. Pues mucho ánimo para que pases estos días de la mejor manera posible, y si de ellos surgen recetas como la que nos traes hoy han valido la pena :) Te han quedado preciosos!!

    1 besazo y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Belén! A mí todavía no me pasa eso, sigo estando super ilusionada con estas fechas, aunque sean de mucho trabajo ;) Lo primero gracias por compartir esta receta tan sencilla y lo segundo, qué pintorra!

    Un besito a ti también y mucho ánimo!

    Te dejo el link de mi blog por si te quieres pasar http://haveanicesweet.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Monérrimos! Ya solo me queda resistir la tentación y no gastar mis claras naturales de mis gallinas en macarons, y hacer esta maravilla. Un besito!

    ResponderEliminar