miércoles, 11 de febrero de 2015

San Valentín I

¡Horror, ya llegó! El angelote gordo y fofo revoloteando amenazante con su arco y sus flechas, en escaparates, pijamas, tazas, anuncios... "y yo con estos pelos".

Siempre que llega San Valentín e intentan convencernos de estas cosas del amor, me asalta la misma pregunta: ¿existe el amor verdadero, el AMOR con mayúsculas, el que te remueve por dentro, el de las mariposas, el amor consciemte, maduro, el que todo lo da sin esperar nada, generoso, sin fecha de caducidad como si de un yogurt griego se tratara?


Cada vez lo tengo más claro, NO!

Aunque estamos programados (síiiii, genéticamente programados) para creer en él de diferentes modos según la etapa vital en la que nos encontremos.

Veamos unos ejemplos:

  1. Niñez: "Claro que existe el amor eterno, yo voy a querer siempre a mi mamá".
  2. Adolescencia en niñas: "Por supuestísimo que sí. Yo ya tengo pensados los nombres de cómo se llamarán nuestros hijos". (¡Qué lástimaaaaaaa! jajajajajaja!)
  3. Adolescencia en niños: "Yo lo único que quiero es que tenga buenas tetas". (Este maravilloso pensamiento lleno de amor acompaña a los machos alfa en todas las etapas de su vida, por éso las clínicas de estética se forran poniendo implantes)
  4. Treinta: "Esxiste pero va adaptándose a lo largo del tiempo" (Ya, claro...)
  5. Cuarenta: "Ni de coña" (Ahí estamos!!!)
Así que con este ánimo me dispongo a escribir la entrada más pastelosa del año, y quiero compartir con vosotros "romanticones" del mundo una receta absolutamente "ñoña" y llena de amor, dedicada para todos aquellos enamorados que creéis que no se acabará nunca... aunque siempre hay envidiadas excepciones, por supuesto.

Un amigo mïo, Santi, catedrático de "Biopsicología", siempre dice que "el ser humano es por naturaleza monógamo sucesivo", así que este año puedo decir convencida que el amor es eterno, mientras dura!!!!

Si estás enamorado aprovecha la ocasión para disfrutar de la receta en pareja, y si no lo estás simplemente sáltate lo de escudillar los macarons con forma de corazón y olvida el color rosa.



MACARONS DE FRAMBUESA:

  • 60 gr. de claras de huevo
  • 60 gr. almendra molida
  • 110 gr. azúcar glass
  • 10 gr. frambuesa liofilizada (opcional)
  • 20 gr. azúcar
Para hacerlos aquí os dejo en dos episodios mis aventuras y desventuras "macaroniles· que espero os sirvan de ayuda, pincha AQUÍ y AQUÍ

A la hora de formarlos o escudillarlos, ayúdate de una plantilla. Yo lo que hago es recortarme en cartulina un corazón del tamaño que necesito y lo traslado a una hoja tantas veces como necesito o quepa en la hoja, así:


Ahora, disponemos la plantilla que hemos hecho bajo la superficie de horneado que hayamos elegido  (papel, Silpat, Teflón...) y con cuidado escudillamos el macaron repasando el contorno de la plantilla, sólo repasando el contorno, sin rellenarlo porque lo queremos hueco. Mirad!


Para el color he usado el CLARET de "Sugarflair", y si no encontráis fresas liofilizadas, siempre podéis tirar mano de algún extracto de calidad, que debéis añadir con mucho cuidado y en pequeñísima cantidad.

Yo encuentro las frambuesas liofilizadas y otras frutas, en tiendas ECO-ORGANIC, esta marca me encanta!!!

Ya sólo nos queda rellenar el macaron de vuestra crema preferida, yo he usado una SMBC con frambuesas naturales y un chorrito de Marc de champagne y he decorado el macaron por dentro con frutos rojos. AQUÍ tenéis la receta de la SMBC más rica del mundo ¡UUUUUMMMMM!

Para las letras de chocolate "YOU", "ME" y "LOVE", un poco de cobertura de chocolate derretida a golpes cortos en el microondas o en un cacillo, una boquilla bien pequeña (yo he usado la número 2 de Wilton), una hoja de Teflón o de papel de horno sobre la que escribir las letras y algo de paciencia y ¡VOILÁ!. Sólo hay que dejarlo que enfríe y despegar con cuidado.


¡AH! Y Feliz san Valentín!!!!  

Un beso, Belén. 

P.D. UYYYYYYYY!!!!  O tengo virus o me han disparado alguna flecha porque noto cierto revolotear en el estómago. ¿Será un síntoma? ¡HORROR! ;;;)))




12 comentarios:

  1. Ja ja ja ja ja ja ja que bueno. Me encanta el macs y de acuerdo contigo. Yo estoy en los 40. Ja ja

    ResponderEliminar
  2. Que macarons más originales y preciosos. Son magníficos para celebrar San Valentín.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No se que me ha gustado mas si tu escrito o la receta...Las dos cosas me han encantado!!
    Feliz dia a todos los que estén enamorados, lo han estado o crean que lo van a estar, siempre hemos de celebrar el AMOR.

    ResponderEliminar
  4. Lo que sientes es ... Hambre! Ni amor ni flechas ni MILKS, a base de te y macs tu estómago no tiene mariposas sino que todo él es una cueva rugiente! Tira PA la cocina ya y dale un muerdo al jamón!

    ResponderEliminar
  5. Como que no crees en el amor eterno???
    Tod@s tus alumn@s....te queremos con amoreternoyparasiempre!!!

    Besos, Sensei!

    ResponderEliminar
  6. Hola, vaya macarons tan originales. Qué razón tienes. Me encantan, quedan preciosos. Conocí tu blog hace unos días y me hice seguidora enseguida. Enhorabuena. Un besico.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaajaj, me ha encantado tu post, sobre todo el apunte del pensamiento de los hombres sobre al amor (cuánta razón tienes!!). Exista o no, esta receta es digna de prepararse siempre , para celebrar que lo importante es quererse a uno mismo ante todo, y ya vendrán los demás ;) 1 besazo y que lo disfrutes!!

    ResponderEliminar
  8. Que preciosidad!!! =) Ideales para San Valentin!!!

    ResponderEliminar