miércoles, 3 de junio de 2015

Bizcocho de queso, almendra y cerezas

Los que tenéis el tiempo, el interés y sobre todo el valor de seguirme sabéis que soy digamos impetuosa a la hora de meterme en la cocina...Vamos, que se me ocurre hacer algo y quiero que esté hecho AYER. 

Pues eso fue lo que me sucedió el lunes por la tarde: estaba cotilleando ese tremendo universo paralelo que es "Pinterest" cuando me encapriché de hacer algo con cerezas para fotografiarlas. Y es que si antes cocinaba y después fotografiaba ahora son muchas las ocasiones en las que imvierto el método,  y horneo o cocino para tener algo que fotografiar.  Veo una fotografía que me resulta inspiradora y a partir de la foto imagino una receta o elaboro una idea.

Bueno, pues decidí que un bizcocho de cerezas con mermelada de MÁS cerezas chorreando por encima calmarían mi sed fotográfica y dicho y hecho !!! Me lancé poseída por el espíritu de todos los premios Pullitzer de los últimos 50 años y compré  los ingredientes que se supone iba a necesitar... Se supone!!!!




Azúcar, huevos, vainilla, sal, harina, cerezas, almendra molida, aceite... ¿aceite? Arggggggg!!!

Vale, no me quedaba más que un poco de aceite  y no era bastante pero un poco de nata aportaría la grasa que mi bizcochuelo iba a necesitar. ¿Nata?

Las fuerzas cósmicas y la ley de Murphy habían decicido aliarse en mi contra, pero no contaban con que yo soy una mujer de recursos.

Le di tres vueltas a la despensa y dos a la nevera, aporreé las puertas de mis vecinos de rellano que por supuesto no estaban (o tuvieron a bien no abrirme) y  desesperada y pasando revista a la nevera ya por tercera vez encontré una cajita de queso crema...voilá!! La receta y mi sesión de fotos estaban salvadas.



Mezclé e integré ingredientes un poco por intuición y otro poco por lo que ya mi algo de experiencia me va aportando y un mucho por los ingredientes que había en casa. Reconozco que me encanta probar recetas sin saber si saldrán o no redondas. Hay veces que se acierta y otras que no pero siempre aprendo algo y me divierto. Pero esta vez, ayyyyyyy esta vez!!!! Un dulce a caballo entre el bizcocho y el pastel de queso, con un sabor maravilloso, no demasiado dulce, ligero, con el toque ácido de las cerezas en su óptimo momento de maduración y una presencia sencillamente bárbara.

Y no, no es amor de madre...es amor del BUENO!!!

INGREDIENTES:

  • 200 gr. queso crema tipo Philadelphia
  • 2 huevos
  • un buen chorrito de vainilla
  • 150 gr. azúcar
  • 120 gr. harina bizcochona
  • 50 gr- almendra molida
  • 40 gr. aceite de girasol
  • 200 gr. cerezas deshuesadas
  • una pizca de sal


 Sólo tenemos que integrar todos los ingredientes, yo lo he hecho en el orden que os voy a contar en mi Thermomix, pero en vuestra batidora o a mano es lo mismo.

Batimos queso, huevos, y vainilla. Añadimos el azúcar, la sal  la almendra y el aceite. Ahora vamos con  la harina en un par de veces y terminamos de integrar con una espátula. Añadimos las cerezas deshuesadas y procuramos que queden repartidas por igual en el bizcocho.

El horno lo tendremos como siempre precalentado a unos 175º y hornearemos el bizcocho de queso alrededor de una hora o hasta que al pincharlo salga la aguja limpia. Si hace falta, podemos taparlo con papel de aluminio cuando veamos que comienza a dorarse para evitarlo.

Yo he usado un molde mediano de plumcake, untado de aceite y espolvoreado con harina para facilitar el desmoldado y en la base he puesto una lámina de teflón recortada con el tamaño exacto del molde. Tengo teflones para cada molde de los que tengo y es una maravilla darle la vuelta a los bizcochos y que salgan perfectos y sin sorpresas.

Para servirlo no dudéis en hacer un tarrito de mermelada casera de cerezas y romero o de cerezas y lavanda, las dos versiones le van al bizcocho de fábula.

MERMELADA DE CEREZAS

  • 300 gr. cerezas deshuesadas
  • 150 gr. de azúcar
  • Una ramita de romero o una cucharadita de flores secas de lavanda.
  • un chorrito de limón
Poner a macerar todos los ingredientes un par de horitas, no es estrictamente necesario pero si aconsejable. Llevarlos a ebullición a fuego suave y contar unos 20 minutos a partir de que empiece a hervir.



Poco más que decir creo, porque las fotos hablan pos sí solas y la báscula y también.

Ya sé que siempre os digo que os animéis a hacer las recetas que os propongo, pero esta vez y sin que sirva de precedente casi casi os lo ruego!!! Quiero veros sonreír cuando lo probéis y quiero que ese ratito de felicidad sea gracias a mí. Porque al fin y al cabo la vida son esos ratitos buenos...

Os quiero mucho, Belén.



8 comentarios:

  1. Hija mía del amor hermoso, fotones y recetones!

    ResponderEliminar
  2. Hay por favor qué delicia y qué pinta tiene todo!

    ResponderEliminar
  3. Yo apoyo tu decisión y esta tarde mismo enciendo el horno y hago este delicioso bizcocho!!
    Feliz Jueves

    ResponderEliminar
  4. Ayer lo hice y según mi sobrino está boníssim...le puse freno porqué sino se lo acaba. Gracias por seguir subiendo recetas tan fantásticas.

    ResponderEliminar
  5. Jaja, qué graciosa! Vaya, que el destino hizo que no usaras el aceite para probar cosas nuevas y mira por donde el resultado ha sido muchísimo mejor. Ya entiendo lo contenta que te ha hecho este bizcocho, si es que es bonito por sí solo y de sabor seguro que le hacíamos la ola. Así que felicidades por haber creado esta receta de 10 :) 1 besazo enorme y feliz semanita!

    ResponderEliminar
  6. Yo hoy lo voy a hacer por segunda vez. Rápido y delicioso!!!

    ResponderEliminar