lunes, 28 de septiembre de 2015

Arroz caldoso con pollo

Si es que como siempre digo comer bien y barato, invirtiendo poco tiempo y sin apenas tener conocimientos culinarios es posible ¡Vaya si es posible!

En la zona de Valencia, comer arroz es casi como comer pan. Es verdad que nosotros los valencianos rara es la semana en que no lo consumimos, es más, lo solemos consumir varias veces a la semana lo mismo que hacen los italianos con la pasta, y lo preparamos de las más diversas formas y por lo general como plato único.

Caldoso, seco, meloso, con pollo, acelgas, con verduras variadas, con pescado, negro, con costra, al horno, con costillas, boletus y foie, por supuesto en paella...El universo arroz es tan amplio que si me pusiera a ello tendría entradas para un par de años. 

No es cuestión ahora de empacharnos a base de recetas de arroz, pero creo que sí es un buen momento para dentro de nuestra sección de #cocinaparatorpes compartir esta receta de arroz de las más básicas de la gastronomía valenciana.

En mi casa la como desde que tengo memoria y la receta es la de mi madre, la de casa, la de toda la vida.

Apta para todos las edades, gusta a los pequeños y sienta bien y reconforta a los más mayores, así que no hay excusa para no hacerla y no disfrutar de ella.

Ingredientes sencillos y una elaboración rápida y sin complicaciones contribuyen a hacer de este plato uno de los que casi nunca faltan en casa semanalmente.



INGREDIENTES: para unas 4 raciones "hermosas"


  • 400 gr. pollo. Yo suelo poner partes de pollo con hueso, muslos o contramuslos ya que dan más sabor al caldo y resultan más agradables que la pechuga que suele quedar algo seca.
  • 200-250 gr. verdura congelada para paella. Por supuesto puede ser fresca. Aquí en Valencia usamos tres verduras para hacer la paella y este arroz: tavella, garrofó y bajoqueta. En castellano serían judía verde plana, judía blanca y una especie de judión blanco más grande y cremoso.
  • 320 gr. de arroz. Unos 80 gr. por comensal.
  • 4 alcachofas limpias y troceadas.
  • aceite, 3 dientes de ajo enteros y tomate (fresco ralladito o frito)
  • Sal, pimentón dulce, colorante alimentario o unas hebras de azafrán, romero fresco o seco y agua.

En una cazuela ponemos unas 4 cucharadas soperas de aceite y los ajos enteros sin pelar ni nada. Limpiamos, troceamos y salamos el pollo y añadimos a la cazuela. Sofreímos bien el pollo hasta que quede bien dorado (éste es sin duda uno de los secretos del arroz con pollo).


Añadimos un poco de tomate natural ralladito o frito que es más rápido y cómodo y removemos. Y también una pastillita de concentrado de pollo tipo "Avecrem" (opcional).

Echamos las verduras (congeladas o no), les damos unas vueltecitas rápidas y añadimos una cucharadita de pimentón dulce. Ahora sí que toca correr un poco: una vez le demos dos vueltas al pimentón añadimos enseguida el agua o de lo contrario se quemará y amargará.

¿Cuánta agua? Yo lleno la cazuela a tope (unos dos litros y medio, casi tres). Como ese caldo va a estar un tiempo cociendo y se va a reducir, prefiero poner agua de sobra. Luego antes de echar el arroz retiro caldo y lo reservo, y así tengo caldo listo por si me hace falta añadir más líquido durante la cocción del arroz.

Añadimos la sal, el romero (si es una ramita de romero fresco aún mejor), el colorante (si añadimos unas hebras de azafrán tostadas será el "acabose") y mi madre le añade una pizca de un preparado para paella que venden en Mercadona, pero no os preocupéis que si no lo tenéis a mano va a salir igual de rico.

Dejamos cocer ese caldo casi mágico unos 40 minutos a fuego medio y ya tenemos la comida lista.

Yo lo que hago es hacer el caldo la noche antes o de buena mañana, y cuando vamos a comer sólo tengo que esperar los 20 minutos que tarda el arroz en hacerse.

Antes de echar el arroz (siempre con el caldo hirviendo) retiro algo de caldo por si me hace falta añadir durante la cocción. Cuando hierva el caldo sólo nos queda añadir el arroz, las alcachofas troceadas y esperar unos 20 minutos a que nuestro arroz con pollo esté listo.


¡Ojo! El arroz debe quedar al dente, no pasado. Si esperamos a retirarlo del fuego cuando lo notemos blandito, mientras los servimos se quedará con el reposo lo que aquí llamamos "empastrado", vamos que estará blando y pasado de cocción.

¿Que si está rico...?



A buen entendedor pocas palabras bastan!!!!

Un beso enorme y a #arrocear se ha dicho!!
   
                                           Belén.

3 comentarios:

  1. En casa también somos de arroz, nos encanta!! esta receta seguro
    que se queda en el menú, tiene pinta de estar buenisimo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Aquí estoy dándole al arrocito! Me encantan estas recetas de siempre, que ricas!

    ResponderEliminar
  3. Ay chiki como me apetece uno de estos caldosete/melosete. Ahora ya me has picado y tendré q hacerlo. Ummmmm

    ResponderEliminar