viernes, 30 de octubre de 2015

Cheesecake de calabaza

Ya estamos de nuevo con el naranja de las calabazas, el negro, el verde monstruo y el morado  ectoplasma inundándolo todo. Halloween está aquí y aunque no sea una fiesta que a mi especialmente me atraiga no deja de ser una buena ocasión para "estrujarse" la cabeza un poco y darle a la imaginación.

La receta de original tiene más bien poco, por no decir nada, pero es MI receta de cheesecake de calabaza y me encanta. Una textura firme, un corte limpio y un sabor impecable la definen a la perfección. Sola, o con una base de galletas tipo "Digestive" y mantequilla está de muerte, pero con un poco de merengue recubriéndola y unos macarons "jalogüineros" a modo de decoración ha sido mi apuesta de este año para la cena más terrorífica del año.


Lo ideal para que la consistencia de la tarta de queso sea la más idónea es hacerla la víspera y dejarla dentro del molde donde la hemos horneado reposando. El día que vayamos a consumirla, sólo tenemos que desmoldarla, montar el merengue y decorar.

¿Sabéis hacer macarons? ¡Pues a decorar vuestras tartas con macarons! ¿Qué todavía no habéis perdido el miedo para aprender a hacerlos? Pues eso tiene fácil arreglo: escribidme un correo a info@cupcakesagogo.es y solicitad información sobre las próximas fechas de los talleres presenciales y online que a tantos y tantos alumnos han enseñado a elaborarlos.



Bueno...que me disperso!!

INGREDIENTES (para un molde de 18 cm. de diámetro)
  • 350 gr. queso crema (tipo "Philadelphia")
  • 200 gr. de Leche evaporada
  • 3 huevos XL
  • 160 gr. azúcar
  • 4 quesitos tipo "El Caserío"
  • 50 gr. harina de maíz ("Maizena")
  • 350 gr. calabaza asada ya limpia y sin pepitas
  • canela y jengibre a vuestro gusto
Para el merengue francés:
  • 2 claras
  • 120 gr. azúcar
  • Una pizca de albúmina en polvo (opcional)


Comenzamos precalentando el horno a unos 170º y poniendo el queso crema, lo quesitos, la leche y los huevos en un bol. Batimos hasta obtener una crema homogénea y sin grumos. Añadimos los huevos, la calabaza asada, la harina de maíz y el azúcar. Si probamos la mezcla y la calabaza no ha salido demasiado dulce, una buena opción en este momento es añadir un buen chorretón de miel (prefiero añadirle miel en vez de corregir con más azúcar) . Añadimos las especias y cheesecake preparada en un minuto.

Para asegurarme un buen desmoldado ya os he comentado en más ocasiones que yo pongo en la base del molde teflón recortado exactamente con el diámetro del molde que voy a usar, en este caso una circunferencia de 18 cm. de teflón que hará que mi tarta se despegue sin el más mínimo problema.



Ponemos el teflón en el fondo del molde, vertemos la masa de nuestra maravillosa tarta de queso y horneamos unos 20 minutos a 150º. Después y para evitar que se nos cuartee bajaremos a unos 120º y hornearemos un buen rato (cerca de 1h 20min en mi caso) o hasta que al tocar la tarta la notemos firme y bien cuajada.

Dejaremos enfrriar y una vez templada la podemos meter a reposar en la nevera tapando el molde con un poco de papel de aluminio o film plástico para seguir con el montaje y decoración de la tarta al día siguiente.

Para el merengue que cubrirá la tarta, sólo tenemos que poner nuestras claras con una pizca de albúmina a montar como hicimos cuando preparamos hace unos meses los merenguitos Cuando empiece a hacer espuma (como agua con jabón) empezaremos a añadirle despacio el azúcar hasta que quede todo incorporado y hasta que consigamos un merengue estable, brillante y que forma picos duros que no se caen y se quedan "plantaditos".

Cubrimos nuestra tarta de queso con el merengue generosamente, si tenemos soplete le damos unos golpecitos para dorar el merengue y decoramos con unos macarons para rematar la cheesecake de calabaza más terroríficamente buena que habéis probado jamás (¡no tengo abuela, oiga!)

Pero como una imagen vale siempre más que mil palabras...¡Mirad qué corte!




Espero que os de tiempo a prepararla, que la disfrutéis mucho y que me digáis si os ha parecido tan rica y sabrosa como a mi.

Feliz noche de "Halloween" a todos los que la celebréis y a los que no, montones de besos y a prepararla igualmente que cualquier excusa es buena para disfrutar de buenos bocados como éste.

                                   Belén.

P.D. Por cierto mirad qué bonitos quedaron los macarons que decoran la tarta y que después he rellenado de una crema de mantequilla y almendra con mermelada de calabaza.













6 comentarios:

  1. Me encanta!!!! Tiene una pinta brutal!!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué rico se ve todo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Hola sensei.
    Mmmmm qué pintaza Belén, me encanta la cheesecake de calabaza. Tiene que estar brutal!!! Muy buena idea la cobertura con merengue y el punto de soplete.
    Los macs como siempre impresionantes y el color de muerte por Halloween!!!!!
    Yo este año he hecho galletas decoradas para los niños del barrio, esta vez son telarañas y mañana prepararé unos cupcakes de calabaza y nueces con buttercream de Philadelphia, un poco de Pumpkin spice mix espolvoreado y unas calabazas de chocolate que encontré en el mercado.
    Al principio me resistía a Halloween pero con dos niñas pequeñas y el blog, al final no sólo he claudicado sino que me he hecho fan total!!!!!
    Happy Halloween sensei !!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me tienes enamorándose! Me voy a poner de 20 arrobas! Jajajaja que corte tiene esta tartita, uffff es preciosa!

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta tiene el cheesecake. Me apunto la receta, que con lo que me gusta este dulce nunca lo he hecho de calabaza, que también me encanta :)

    ResponderEliminar
  6. Uauuuu qué tarta tan chula para Halloween!! Así lo celebraría todos los días, y la idea de decorarlas con macarons es todo un acierto, quedan preciosas!! 1 besote enorme!!!

    ResponderEliminar