sábado, 19 de diciembre de 2015

Mendiants: bueno, bonito y bastante barato.

Ya estamos otra vez con la cantinela de todos los años: ¿el postre lo traerás tú, no? Y yo, harta de encender el horno digo como siempre que sí, que ya llevaré algo.

Y luego, no sé cómo, pero acabo preparando el postre de la cena de Nochebuena horas antes de tener que salir de casa. Así que siempre al final se repite la misma escena:

-Postre rápido y mal hecho que hace surgir comentarios del tipo: "¡Qué pena, con lo bonitos que te salen en las fotos del blog!"

-Casa que se queda patas arriba y que ya no se recupera hasta después de Reyes.

-Tuppers para devolver a mi madre y mermelada de higos para el foie que se me olvidan en la entrada de casa y que hace que ya la cena empiece algo torcida con la frasecita: "¡Belén, hija qué cabeza tienes!"

-Pelo sin lavar, y por supuesto sin peinar. Sacar tiempo para pasarme la plancha hubiera sido una odisea.

-Vestimenta fatal, rematadamente mal. Una ducha rápida y lo primero que ha salido del armario ha sido todo lo que me ha dado tiempo  a dedicarme a mi y a mi "acicalamiento" `personal.

-Maquillaje: restos de serie de lo que me eché por la mañana y un poco de colorete por encima.

Podría seguir contando todas las desgracias y sinsabores a las que preparar el postre para esta familiar cena del año me arrastra irremediablemente año tras otro, pero no!!! ¡No voy a entrar en bucle y lo que es mejor, no voy a dejar que este año me vuelva a pasar!

Este año iré peinada, maquillada y me pondré un vestido ideal de terciopelo largo con estampado con aire japonés que me acabo de comprar. No seré el patito feo de la cena, me dejaré la casa preparada para no tener que pasarme el día de Navidad recogiendo la casa y triunfaré con el postre que les voy a llevar.

Y pensaréis ¿cómo?

Pues haciendo unos días antes unos sencillísimos mendiants.


Necesitamos 5 minutos, una tableta de un buen chocolate (negro, con leche, blanco, a nuestro gusto el que más nos guste) y frutos secos o fruta confitada variadita. También nos valen orejones, fruta deshidratada, bayas de goji, arándanos...

Derretimos el chocolate al baño María o a golpes muy cortos de microondas para evitar que se nos queme, hacemos círculos más o menos regulares con el chocolate fundido dispuesto en montoncitos sobre papel de horno o superficie antiadherente, y ponemos por encima lo que hayamos elegido.

Yo esta vez he hecho de chocolate negro con guindas, almendras, avellanas, nueces y pasas, y de chocolate blanco con naranja confitada y pistachos.


A los mendiants de chocolate negro les he añadido un toque de escamitas de sal Maldon y el resultado...El resultado es genial. Y lo mejor de todo, los tengo ya hechos y guardados en una lata y el 24 por la noche estarán perfectos y serán el remate final para una velada perfecta con la familia.


Los de chocolate blanco con pistachos y naranja confitada son mi debilidad.


Y ¿qué son los mendiants? ¿Cuáles son sus orígenes?  Pues es una preparación típica de la zona de la Provenza francesa, y se toma mucho en Navidad. Allí les llaman "Mendiants de Noel".

Parece ser  que además forman parte de los trece postres que se toman como final de la cena de Nochebuena en esta región francesa para celebrar con abundancia y generosidad el nacimiento del Niño, y representan a Jesús y a sus doce apóstoles (de ahí lo de "trece postres").

Su origen es religioso y su nombre "mendiants" se refiere a las órdenes religiosas mendicantes que surgieron en la Edad Media: franciscanos, carmelitas, dominicos y agustinos. Originariamente se hacían de chocolate y estos cuatro frutos secos: higos secos, nueces, almendras y pasas de Málaga, en referencia cada una de ellas por su color al de los hábitos que los monjes de cada una de  estas órdenes lucían.


Más adelante se fueron añadiendo otros frutos secos, y ahora podemos decorarlos y degustarlos con gran variedad de frutos, confitados, deshidratados, secos... 

Así que aquí tenéis la solución perfecta para quedar de lujo con poco tiempo y sin tener que ser un experto cocinillas.

Chocolate y frutos secos son siempre garantía de éxito y además ¿verdad que quedan bonitos?

¿Quién se anima con los "mendiants"?

1 comentario:

  1. Que buena pinta y además es el postre ideal, no se tarda nada de tiempo. Me lo apunto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar