lunes, 11 de abril de 2016

Albóndigas en salsa



Hola ya estoy aquí!! Sí, tenéis toda la razón del mundo, últimamente tardo en pasarme por el blog pero es que aunque a veces uno llegue a creerse con súper poderes, la realidad es muy distinta y no podemos llegar a todo.

Así que puede que tenga que cambiar la periodicidad de mis publicaciones en el blog para no entrar en pánico o desarrollar una crisis de ansiedad, y lo mejor sea que mi cita con vosotros desde el blog sea mensual. Yo lo voy a agradecer y a lo mejor vosotros también, por no tener que aguantarme tanto! jajajaja!

Para resarciros del tiempo sin aparecer...hoy receta de #cocinaparatorpes y además con videoreceta, que no se diga!


La receta como siempre rápida y sencilla, es la receta de albóndigas que se ha hecho siempre en casa, variando eso sí las verduras según la temporada, los gustos o lo que mi madre encontrara por la nevera.

La calidad de los ingredientes influye SIEMPRE así que os doy opciones:

-En la opción rápida y de ir por casa y con prisas, podéis optar por las verduras ya troceadas y congeladas. Yo las uso frecuentemente porque las tengo siempre a mano en el congelador y porque me ahorran tiempo. Un vino blanco baratito nos sacará del apuro, como el del vídeo,  y un colorante alimentario en vez de azafrán. Las albóndigas, podéis comprarlas ya hechas en vuestra carnicería de confianza o pasaros a la opción "de luxe".

-Opción "de luxe" (juasjuasjuas!): haremos nosotros las albódigas con 300 gr. de carne picada, un huevo crudo o una yema "viuda" que tengamos por la nevera, pan rallado, ajito picado, sal, pimienta y perejil. Sólo tenemos que integrar los ingredientes y añadir un poco de pan rallado a ojo para que liguen las albóndigas.
Además las verduras si son frescas y de calidad ayudarán junto con un vino de mayor calidad y unas hebras de azafrán a darle un pellizco diferente al  de la versión rápida.

¿Empezamos?

INGREDIENTES (para unas 12-15 albóndigas)

Una vez hechas las albóndigas (o compradas) comenzamos poniendo en una cazuela 4 cucharadas soperas de aceite de oliva.
Añadimos una cebolla bien picadita y rehogamos mientras pasamos por harina las albóndigas.

Echamos las albóndigas junto a la cebolla y freímos hasta que queden bien doraditas, éste es sin duda uno de los trucos: que queden doradas y con una costra crujiente.

Incorporamos las verduras elegidas, podéis variarlas en función de vuestros gustos, y les damos unas vueltas antes de añadir la sal y la cucharadita de pimentón dulce. Ya sabéis que en cuanto ponemos el pimentón, debemos añadir rápidamente el agua o el líquido para evitar que se queme y después amargue.

Así que después del pimentón rápidamente añadimos el vino, y a continuación la misma cantidad de agua que de vino blanco.

Rectificamos de sal si hiciera falta, añadimos el colorante o el azafrán, unas hierbas que nos gusten (yo suelo añadir orégano o romero) y chup chup!

Y si os apetece completar con unas patatas, podemos trocear una patata y añadirla ahora, o a la hora de servir el plato freír unas y añadirlas a nuestro guiso. En cualquier caso nos va a quedar un plato muy completo y riquísimo.

Si vemos que a mitad cocción se nos queda el guiso justo de caldo, podemos añadir algo de agua o algún caldo de pollo o carne que tengamos por casa.

En cuanto la salsa esté "cogida", las patatas cocidas y las albóndihas hechas, tendremos nuestro plato listo para emplatar y comer.

Y ahora para que lo veáis mejor aún...VÍDEORECETA!!!

                               






No hay comentarios:

Publicar un comentario