domingo, 12 de junio de 2016

La torta caprese perfecta

La torta caprese es una receta típica napolitana, más en concreto de la maravillosa isla de Capri, de dónde recibe su nombre.

 Se dice que su elaboración actual es fruto como en muchas otras recetas del error, ya que entre sus ingredientes no lleva harina, al Carmine de Fiore allá por 1920, olvidó añadirla a la tarta de almendra y chocolate que estaba preparando.

Del despiste surgió esta maravillosa tarta, crujiente por fuera, húmeda y cremosa por dentro, con todo el aroma de las almendras y la untuosidad del chocolate. ¿Alguien da más?



Para elaborarla necesitamos muy pocos ingredientes y muy sencillos de encontrar.

INGREDIENTES: (torta de unos 24 cms. diámetro)

  • 200 gr. almendra cruda pelada
  • 180 gr. azúcar
  • ·3 huevos XL (pesados sin cáscara entre 200-225 gr.) 
  • 200 gr. mantequilla en pomada
  • 150 gr. chocolate fundido
Comenzamos fundiendo el chocolate al baño María o a golpes cortos de microondas, y dejándolo enfriar mientras continuamos con la receta.

Sin duda uno de los secretos para que las almendras desplieguen todo su aroma es tostarlas. Si bien podéis encontrar recetas en las que las almendras se añaden a la elaboración crudas, el darles un golpe de horno va a a cambiar el resultado de nuestra torta. Así pues dispondremos las almendras en una bandeja de horno cubierta con papel de horno y les daremos un golpe de horno de unos 10 minutos a 200º, la casa ya empezará a oler a "gloria bendita". Una vez tostadas, sacaremos las almendras doraditas del horno y las dejaremos enfriar por completo antes de triturarlas "burdamente" en nuestra picadora o procesador tipo Thermomix.

Éste es el segundo secretillo de nuestra "caprese" perfecta: no tritures las almendras por completo o desecha la idea de usar almendra ya molida, la almendra debe quedar triturada en trocitos que se identifiquen al comer la torta y que aporten textura y "gracia"  a esta ya de por sí riquísima receta.

Disponemos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y trabajamos en nuestro procesador o batidora (yo lo he hecho con la pala de la KA). Una vez esté todo bien integrado añadimos de una en una las yemas de huevo, con cuidado de no incorporar la siguiente yema hasta que la anterior esté bien integrada.

A estas alturas el chocolate que habíamos fundido en el micro estará ya templado, momento que aprovecharemos para añadirlo a la mezcla de mantequilla, azúcar y yemas.

Casi acabamos...añadimos las almendras picadas, y por último montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la masa con ayuda de una espátula y con movimientos suaves y envolventes.

¡No vale meter el dedo en la masa y comenzar a relamerse! Ya sé que es complicado, pero CONTENCIÓN!!!



Precalentamos el horno a unos 170º, engrasamos nuestro molde (yo he usado spray desmoldante para luego no llevarme sorpresas) y horneamos nuestra torta durante unos 60 minutos, o como siempre hasta que al pincharla con una aguja, testador o cuchillo éste salga limpio, que no seco. Y llega el tercer y último "truco del almendruco" para triunfar con la torta: no te pases en el horneado, el interior debe quedar húmedo y fundente, denso pero con un punto húmedo que haga que se deshaga en la boca.

Se nota que me ha gustado ¿verdad? Maravillosa es poco. Yo suelo tomarla para desayunar, remojadita en mi té con leche mañanero. Pero prueba a servirla de postre con el café o para la merienda con un poco de helado de vainilla. ¡Deliciosa, da igual a la hora que la consumas!

Y recuerda que una vez fría debes ser generoso espolvoreando la torta caprese con azúcar glass, ése es el remate final.


¡Que no se resista nadie! Hay que hacerla sí o sí.

Un beso enorme con sabor a Italia, Belén.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada