miércoles, 13 de julio de 2016

Quiche de espinacas, dos quesos y jamón

¡Hola! Ya os dije que este veranito pretendía ayudaros con ideas facilonas y ricas para planificar las comidas y cenas de verano.

El calor, el cansancio que nos causan los cambios de hábitos en las vacaciones, el picoteo "extra"...son factores que influyen a la hora de enfrentarnos con ganas a las comidas. ¡No nos apetece nada!

¡Pues vamos a tener que ingeniárnoslas para abrir ese apetito sí o sí!

Hoy os traigo una de mis cenas preferidas de verano: una quiche en cualquier versión y con cualquier relleno es siempre una opción perfecta acompañada por una ensalada a la que pocos podrán resistirse.

Tengo en el blog varias recetas de quiches y tartaletas pero ésta de hoy es una de mis preferidas: espinacas, queso feta, pasas y jamón serrano.

Por lo general me gusta acompañar las entradas del blog de unas cuantas fotografías "inspiradoras"...¡Pero hoy no hay inspiración que valga!

La quiche duró menos que un caramelo en la puerta de un colegio y cuando me di cuenta de la mancillación a la que habían sometido a mi maravillosa quiche y encima sin hacerle fotos, ya era demasiado tarde...este humilde trozo fue todo lo que pude salvar.




Lo único que me consuela es pensar que la mancillación vióse acompañada de exclamaciones tipo: "¡UMMMMM!, ¡Joé cómo cocina tu madre! ¡Qué pasada de quiche! y varios ¿Puedes pasarle la receta a mi madre?". 

Y es que cinco tíos hechos derechos  no podían resistirse a tamaña ricura y yo no tuve la previsión de esconder la quiche mientras se enfriaba. Entono el mea culpa.

En fin, vamos a lo que toca que es daros la receta para que podáis decirme si os ha gustado o no tanto como a ellos.

INGREDIENTES para la masa:


  • Si no queréis complicaros comprad una lámina de masa brisa o de hojaldre refrigerada o congelada.
  • Si queréis meteros en faena podéis hacer vuestra propia masa como hago yo siempre con mi Thermomix y que sale perfecta y podéis verla en Velocidad cuchara.

INGREDIENTES RELLENO:

  • Un tetrabrick de 525 gr-500 ml. de leche evaporada "IDEAL".
  • 200 gr. de espinacas limpias y troceadas.
  • 4 huevos
  • 75 gr. de taquitos de jamón serrano.
  • 125 gr. de dados de queso feta y cheddar mezclados o de cualquier otro queso de vuestro gusto (el feta que no falte)
  • Un puñadito de pasas.
  • sal y pimienta blanca.
  • aceite de oliva
Lo primero es forrar el molde que vayamos a usar con la masa (comprada o hecha en casa). Para asegurarnos de que el desmoldado será perfecto tenemos dos opciones: o enharinamos bien la tartera o ponemos en el fondo una lámina de teflón recortada del diámetro de la base del molde, que es lo que hago yo siempre para asegurarme de que no habrá "percances" en el desmoldado.

Rehogamos las espinacas con el jamón y un par de cucharadas de aceite para no incorporarlas crudas al relleno (aunque tampoco pasaría nada) y añadimos las pasas. Con sólo darle unas vueltas nos bastará.



Batimos la leche evaporada, los huevos y salpimentamos. Añadimos la mezcla de espinacas, jamón y pasas y vertemos en la tartera. repartimos por toda la quiche los daditos de los dos quesos y al horno (como siempre ya caliente) a unos 200º.

La quiche se irá inflando y dorando. Si la pincháis y veis que está aún tierna pero que está ya dorada, tapadla con papel de aluminio y continuad horneando hasta que se cuaje por completo.

En unas 40 minutos la tendréis lista!



Recordad que como está más rica es fría, así que ponedla a buen recaudo si no queréis quedaros sin sesión de fotos o sin cena. 

¡Yo aún no sé qué es lo que me dolió más si no catarla o no hacerle fotos a la quiche entera!

Un poquito de ensalada, una copa de vino blanco fresquito, unas velas en la terraza y un bote de "Relec" para embadurnarnos bien por el cuerpo y mantener a ralla a los malditos mosquitos y...

¡A disfrutar, que nos lo merecemos!

Un beso, grande y lleno de agradecimiento como siempre, Belén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario