martes, 13 de diciembre de 2016

Turrones sencillos para estas Navidades

Valeeee, es verdad!! Me declaro más de polvorón que "turronera", pero reconozco que un pedacito después de comer de turrón de chocolate crujiente me pierde, y que el chocolate blanco en cualquiera de sus presentaciones y con lo que sea me encanta.

No quería dejar el blog "manco" sin entradas navideñas este año, pese a que la casa, los papis y el trabajo absorben el 200% de mi tiempo, así que pensé que llenar el blog con tres de mis turrones preferidos me iba a costar poco e iba a hacer felices a muchos de los que nos seguimos quedando atónitos ante el precio de cada tableta de turrón.

¿Estáis preparados?

Tres ideas, tres preparaciones diferentes pero las tres rápidas, sencillas y con los ingredientes bien fáciles de encontrar.

El único ingrediente al que no tenemos acceso si no es en tiendas de repostería especializada es la manteca de cacao, yo la he comprado AQUÍ, aunque siempre queda la opción de sustituir la manteca de cacao por manteca de cerdo.

La manteca de cacao es la grasa (vegetal) del cacao. A temperatura ambiente es sólida y parece chocolate blanco, al fundirse se hace líquida y parece aceite o mantequilla derretida, le proporciona a los chocolates y a nuestros turrones consistencia y ese punto fundente en boca. Si no lo encontráis sustituidla por manteca de cerdo de toda la vida.




Para los turrones de chocolate blanco y negro he usado ESTOS moldes de My Karamelli. Sin tener que engrasar ni ningún tipo de cuidado desmoldan genial y quedan perfectos. Y para el de guirlache uno rígido de esos de acero que encontré AQUÍ. Éste último si que hay que engrasarlo con un pelín de aceite para que luego desmolde correctamente.


TURRÓN DE CHOCOLATE Y CARAMELO CRUJIENTE (una tableta)


  • Una tableta (150 gr.) de chocolate con leche al caramelo "Valor" edición Paco Torreblanca. Lo he encontrado en el supermercado del Corte Inglés y me ha encantado.

                                                  

  • 30 gr. de manteca de cacao o en su defecto de cerdo.
  • Arroz inflado de chocolate tipo "krispies" a mogollón, le he puesto a ojo, pero bastante que a mi me gusta crujientito. Me ha sorprendido que no se quede blando después y conserve el toque crujiente.
Sólo hay que fundir la manteca de cacao en un cazo a fuego suave y una vez fundido añadir el chocolate troceado e ir derritiéndolo, o bien a fuego suave en el mismo cazo e ir integrando con la manteca fundida, o al baño maría. Como queráis, pero siempre con cuidado de no quemar el chocolate.

Retiramos del fuego una vez esté el chocolate bien fundido y añadimos los"krispies" un poco a ojo y según queramos nosotros. Vertemos en el molde, dejamos enfriar y listo!





TURRÓN DE CHOCOLATE BLANCO CON FUTOS ROJOS (una tableta)

  • 200 gr. chocolate blanco, yo he usado el de Nestlé postres. Recordad que a mejor calidad del chocolate mejor resultado final.
  • Unos 100 gr. de frutos rojos desecados, tipo las pasas. Yo he encontrado una cajita que llevaba de todo: fresas, frambuesas, arándanos...
  • 40 gr. manteca de cacao.
  • Un chorrito de vainilla.
El modo de proceder es exactamente el mismo, sólo que en vez de añadir el arroz inflado, añadiremos los frutos rojos, repartiremos bien por el chocolate y a enfriar de nuevo!




TURRÓN DE GUIRLACHE Y AVELLANAS (una tableta)

  • 250 gr. azúcar
  • 200 gr. del fruto seco escogido (yo avellanas). El fruto seco debe ser tostado y preferiblemente pelado, así que si lo has comprado crudo te toca antes darle unas vueltas en la sartén para dorarlos o meterlo en el horno extendido sobre una hoja de papel de horno y darle unos minutillos para que se tuesten. Y si están sin pelar, hay que escaldarlos para quitarles más fácilmente la piel.
  • un chorrito de limón
Comenzamos poniendo en un cazo a fuego suave el azúcar y el chorrito de zumo de limón. Es importante en esta fase no remover el azúcar para evitar que se cristalice y se nos formen esos "pelotones" duros de azúcar que no hay modo de fundir.

El caramelo irá fundiéndose y cogiendo un precioso tono dorado. Podéis ayudar a que se reparta moviendo el cazo con un par de "meneos" pero nada de remover el azúcar.

Si tenemos un termómetro como éste  de Claudia & Julia perfecto y además muy fácil: llevaremos el caramelo hasta los 180º. Si no disponemos de termómetro, hay que ir vigilando el color dorado intenso del caramelo y el olor: no debe quemarse o después amargará.

Una vez listo el caramelo, añadimos las avellanas e integramos y volcamos rápidamente y procurando que quede bien repartido por todas las esquinas del molde, que por cierto...recordad que es el molde de acero y que habremos engrasado con un pelín de aceite previamente.




Y ahora viene la pregunta del millón ¿Con cuál me quedo? Me quedo con el crujiente de chococolate y caramelo, me quedo con el turrón blanco por su toque ácido de los frutos rojos y me quedo con el de guirlache...aunque mi hermano, el dentista, ya ha amenazado con que él no arregla ni un empaste si se nos cae alguno por el camino!!! Jajajaja!!

Empaquetados con un poco de papel kraft, rafia, eucalipto, cuerda... son un detalle súper personal y muy bonito para agasajar a alguien especial y que sabemos que apreciará lo "casero" ¿No os parece?





Un beso enorme, espero haberos dado alguna idea, y ojo con el caramelo fundido!!! #pupanena

Un besazo,

             Belén y su dedito quemado con el caramelo!!

4 comentarios: