sábado, 29 de abril de 2017

Pan de yuca y queso- Pâo de queijo

¡Venga nena que me lo quitan de las manos! ¡Jajajajajaja!

Ya sabéis que el tiempo es un bien muy preciado que no sobra por mi casa, por eso soy muy fan de las recetas que quedan ricas con poco esfuerzo y que dejan poco que limpiar después de elaborarlas. Entre la casa, las fotos para colaboraciones y trabajos, La Tallerería y su cada vez más amplia gama de talleres online, los críos... no puedo entretenerme demasiado, la verdad.

No tengo nada en contra de las recetas muy elaboradas y llenas de pasos y tiempos de espera, de hecho ahora estoy en fase #panarra y de los tiempos de levado no me libro ni queriendo. Pero donde se ponga una receta sin complicaciones y con resultados óptimos que se quiten las "trabajeras".

He de confesaros que hasta hace una semana no había oído hablar del pan de yuca y queso brasileño. Fue mi amiga Julia (gracias desde ya, Julia de mis amores), la que me habló del pan de queso y de lo rico que quedaba.






Así que la receta me llega de una amiga suya brasileña afincada aquí en Valencia.

El pan de yuca y queso es un pan de gran tradición en países como Brasil, Colombia, Ecuador... donde se le conoce también como "chipa".

Buceando por la red he visto muchas recetas, y casi todas muy similares. En lo que hay más diferencia es en el tipo de queso empleado en su elaboración: en Brasil, receta que os traigo hoy, el queso que utilizan es un queso llamado "costeño" y que, evidentemente, es algo complicado de encontrar aquí. Pero encontramos recetas con manchego, emmental, gruyere, mozzarella o parmesano.

En la receta que vamos a elaborar yo he usado mozzarella rallada (también puede ser fresca), aunque la combinación que más me gusta es la de mozzarella y parmesano a partes iguales. ¡Riquísimo!



INGREDIENTES (para unos 10 panecillos de 50 gr. cada uno)

  • 100 gr. harina de yuca.
  • 160 gr. de mozzarella rallada o 80 gr. de mozzarella y 80 gr. de parmesano.
  • 2 huevos .
  • 60 gr. de mantequilla en pomada (bien blandita para integrarla con facilidad).
  • sal (si el pan es solo de mozzarella añadiremos a nuestro gusto un poco más de sal que si optamos por mitad parmesano y mitad mozzarella).
  • un par de cucharaditas de leche si vemos que la masa nos queda poco hidratada.
  • 1 tsp de impulsor químico tipo levadura "Royal".



Nada más sencillo que poner todos los ingredientes en un bol e integrar amasando un poco hasta formar una bola de masa consistente y algo pegajosa.

Una vez hecha la masa (podemos hacerlo en nuestro robot de cocina preferido, pero a mano no te llevará ni 5 minutos), dividimos en porciones formando bolitas de unos 50 gr. cada una. Si la masa se te pega mucho a las manos puedes ponerte un poquito de aceite para ayudarte en el formado.

Disponemos las bolitas en una bandeja de horno sobre la que pondremos una lámina de papel de hornear o teflón y meteremos en el horno (previamente precalentado) a 180º durante unos 20 minutos.

No tenéis que poner las bolitas muy separadas entre sí porque prácticamente no crecen al hornearlas.

Pasados los 20 minutos y como nuestros panes de queso aún estarán blanquitos, podemos poner la opción grill y darles 5 minutos más para que queden algo doraditos. No se deben dorar mucho.

Recién hechos son un vicio: ¡ábrelos por la mitad y escucha cómo el queso fundido te está llamando!

Aunque suelen comerse solos, prueba a rellenarlos de jamón, de más queso o cualquier otra opción que te  guste. ¡Lo que le pongas le va a quedar de fábula!

Una vez fríos tienden a quedarse un poco duros... Pero nada que no se arregle con un golpe de microondas. Quedarán riquísimos y tiernos como recién hechos en pocos segundos.






¿Qué me dices? ¿No estás ya deseando hacerlos?

Un beso enorme, Belén.




P.D. Y de nuevo gracias a mi querida Julia, que es una excelente cocinera y que poco a poco me va descubriendo su recetario.

 ¡Y encima me regala flores! Flores de San José.





No hay comentarios:

Publicar un comentario