jueves, 5 de octubre de 2017

Nutella casera "light"

Que las cremas de cacao con avellanas son una delicia es un hecho, y que más de uno ahogamos las penas a base de mantita, sofá y bote de Nutella en mano mientras nos caen los lagrimones es una realidad. ¡Sí, no os riáis que os estoy viendo y más de uno lo hacéis!

Pero la cara B de estas cremas de cacao y avellanas industriales no es tan graciosa...

¿Sabíais que más de la mitad del envase de Nutella es azúcar? Por no hablar de las grasas "trans", responsables de que nuestras arterias se llenen de placas de colesterol, o del aceite de palma que llevan, o de la manteca... y por no hacer ya mención a la descomunal ingesta de calorías que un bocata de crema de cacao implica "pal body".

Tampoco nos vamos a agobiar ¿eh? que de vez en cuando no hace daño y darse un capricho es recomendable y necesario.

Cocinando Sabores desde su cuenta de Instagram (date un paseo y conócela un poquito mejor) nos lanzó hace unos días un reto: hacer crema de cacao casera, mucho más sana y sabiendo lo que le ponemos, y reunir todas las ideas bajo el #estosiescremdelacrem.





¡Y aquí está mi propuesta! Evidentemente no es Nutella, pero está muy rica.

No lleva azúcar, ni leche (lo cual agradecerán los intolerantes a la lactosa), es mucho más baja en calorías y además tiene un alto contenido en fibra porque la base de la crema es... ¡de calabaza! Sólo una cucharada de aceite de girasol para los dos tarros que nos salen es la grasa que junto al cacao en polvo le vamos a meter, así que son razones más que suficientes para darle una oportunidad a esta crema de cacao y avellanas casera ¿no crees?

INGREDIENTES Nutella casera (salen dos tarros)

  • 300 gr. calabaza asada
  • 150 gr. avellanas ya tostadas y retirando la mayor cantidad de piel que podamos
  • 4 cucharadas de cacao en polvo
  • 2 cucharadas de miel (yo de mil flores)
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • Si la calabaza no es muy dulce añádele algún edulcorante (yo no le he añadido nada).




Tan sencillo como poner todos los ingredientes en el Thermomix o procesadora similar y tenerlo un buen ratito triturándose y emulsionándose todo junto. Si vuestro procesador no es muy potente puede que no os quede una crema tan fina como la mía, pero rica estará igual.




La textura queda perfecta nada más hacerla y no se endurece ni se queda como una piedra cuando la guardamos en la nevera. ¡Así que no hay excusas! No hay motivos para esperar ni un segundo más y poder disfrutar de una crema de cacao y avellanas casera, saludable, baja en grasas y riquísima.

Mi hijo pequeño, Ale, no es de muy buen comer, a todo le encuentra "peros" y digamos que es algo melindres, pero mi crema...¡Ha pasado su cata! Dice que está rica, que sabe mucho a avellanas y de la calabaza no se ha dado ni cuenta ¡SSSSSSSSShhhhhhh, que no se entere!






Un beso enorme y ojalá os animéis a hacerla, 

                                            Belén.

2 comentarios:

  1. Me animaré, Belén. ¡Seguro! Gracias por compartirla. Un gran beso,
    Fuen

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la receta. Ni me imaginaba la base de calabaza... Me lo apunto!! Gracias por compartir la receta

    ResponderEliminar