martes, 31 de octubre de 2017

Macarons BOOH!

Hoy es la noche de los muertos vivientes, de las calaveras, de los hombres del saco y de los fantasmas... ¡Halloween!

Y cuando llamen a la puerta diciendo lo de "truco o trato" (sí, en mi casa los vecinitos lo hacen año tras año) ya tengo preparado lo que les voy a dar...

¿Queréis verlo?


halloween macarons


Unos macarons fantasma rellenos de una crema de calabaza impresionante, de un naranja intenso, muy aromáticos porque están hechos con especias de tarta de calabaza y nada pero nada terroríficos, a no ser que tengas dos años y seas un poco "blandengue" ;;;)))

Para hacer los macarons no os voy a contar la misma historia de siempre, así que si nunca has hecho macarons en mis talleres online, si tampoco has probado por tu cuenta, o si simplemente llegas hasta mi humilde blog por casualidad, echa un vistazo a esta entrada y ponte las pilas que lo de hacer macarons engancha!


RELLENO DE CREMA DE CALABAZA

  • 150 gr. calabaza asada
  • 50 gr. mantequilla en pomada
  • azúcar glass el que admita según lo dulce que esté la calabaza, pero en principio unos 50 gr.
  • canela

Sólo tenemos que comenzar batiendo la mantequilla junto con el azúcar hasta que se integre y blanquee un poquito. Después añadiremos la calabaza asada y la canela. Yo lo hago con la batidora normal, porque en la Thermomix o en los procesadores grandes es poquita cantidad y no se tritura bien. Reservamos.


PIÑONES CARAMELIZADOS

Además vamos a hacer en un santiamén (¿se escribe así?) unos piñones garrapiñados para poner en el centro de la crema de calabaza cuando rellenemos nuestros macarons BOOH!

Para un puñadito de piñones necesitaremos:

  • 40 gr. de piñones sin tostar
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharadita de café de mantequilla

Ponemos en una sartén el azúcar y los piñoncitos a fuego suave, sin remover. A medida que el caramelo se vaya dorando, se irán tostando también los piñones. Ya en el último momento podemos remover y terminar de integrar todo añadiendo la cucharadita de mantequilla. Sacamos los piñones de la sartén y los volcamos sobre un silpat o sobre una superficie de trabajo y dejamos enfriar.

Para montar los macarons sólo nos queda coger dos coquilles, rellenarlas con nuestra crema de calabaza y un centro de piñoncitos caramelizados.

¡Sabor y textura de infarto garantizados!

Y ahora llega lo mejor... ¿Qué cómo he hecho los macarons BOOH?

Si te quedas un poquito más, te lo cuento...





Un beso enorme y que os lo paséis muy bien esta terrorífica noche...

              Belén.

6 comentarios: