lunes, 20 de noviembre de 2017

Garbanzos con calabaza y estragón

¡Viva el cuchareo!
No hay nada mejor para estos fríos que ya han llegado que los platos de cuchara , porque además de ricos y reconstituyentes, suelen ser platos económicos y completos nutricionalmente.

En casa un día a la semana toca legumbres sí o sí, no suelen ser los platos preferidos de los más pequeños (al menos por aquí) pero hay que ingeniárselas para que se los coman: sin "verde", sin patata, sin chorizo...

Y después de muchas recetas de garbanzos y de muchas intentonas fallidas de que se coman un plato en condiciones, ésta es mi propuesta definitiva y la que se comen, no a gustísimo, pero sí bastante conformes ¡y a mi me encanta!



garbanzos con calabaza




INGREDIENTES (4/5 personas)

  • 2 botes de los grandes de garbanzos ya cocidos
  • media cebolla dulce picadita
  • 75-100 gr. de taquitos de jamón 
  • 2 cucharadas salsa casera de tomate, o tomate fresco picadito o tomate frito de bote (lo que tengamos a mano, nos servirá para hacer el sofrito)
  • un buen trozo de calabaza
  • una patata mediana (opcional)
  • pimentón dulce
  • 3/4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • sal
  • perejil y estragón
  • azafrán
  • agua
  • huevo duro para servir



Garbanzos con calabaza




Comenzamos echando unas 3/4 cucharadas de AOVE en la cazuela donde vayamos a hacer nuestros garbanzos. Añadimos la cebolla, el jamón y la calabaza y rehogamos hasta que vayan cogiendo color.

Continuamos con un par de cucharadas de salsa de tomate, da igual que sea casera, comprada, tomate fresco picadito o frito de bote. Si nos gusta también podemos poner ahora una patata cortada en cuadraditos, que además servirá para espesar un poco más el caldo.

Terminamos con el pimentón, el azafrán o colorante alimentario (por supuesto mejor siempre optar por un buen azafrán, que no sólo dará color sino además un aroma increíble) y enseguida el agua para que no se queme el pimentón y amargue. Añade agua para que cubra los garbanzos y un poquito más, según lo trabado que te guste el caldo.

Enjuagamos los garbanzos y los incorporamos a la cazuela. Sal, estragón y un poco de perejil y ¡garbanzos listos!

Sólo nos queda dejarlos que cuezan hasta que el caldo "engorde" y la calabaza esté blandita.

Para servirlos yo siempre hago huevos duros y pongo medio huevo picadito por persona en el momento de servir.

¿Cómo que no lo ves claro? Pues ahora lo vas a ver clarísimo...¡Dentro vídeo!



                       



Porque los platos de cuchara reconfortan cuerpo y alma, porque son completos, porque comer de cuchara "hace familia", porque suelen ser más económicos y porque con cuchara #todoestamasrico.

¿No me digas que no es sencillo y rápido comer bien y comer de cuchara?

Un beso enorme,

       Belén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario